02 de diciembre de 2016
La columna del lector

Destino La Trinidad

02.12.2016 | 04:31

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Pese a que aún subsisten algunas reservas, pocos son ya los que no están de acuerdo en que dotar a Tenerife (y en concreto a la conurbación Santa Cruz-La Laguna, que en conjunto supera los 300.000 habitantes) de un tranvía, ha sido una decisión acertada. En efecto, las ventajas de este medio de transporte son evidentes ya que al disponer de un carril en exclusiva, ofrece un servicio rápido y extremadamente regular y fiable, con horarios muy frecuentes de salida y llegada en las distintas paradas del trayecto; por no hablar de su carácter escasamente contaminante del medioambiente.

Como es natural, la mayoría de los usuarios son personas que viven en alguno de los núcleos poblacionales próximos a la línea de servicio, que cuenta con numerosas paradas; estas se anuncian convenientemente por megafonía con anterioridad a la llegada de cada unidad, así como mediante la correspondiente indicación en los carteles luminosos en el interior del tranvía. No obstante, además de los ciudadanos habitualmente residentes, que saben a dónde se dirigen y que están familiarizados con los nombres de las paradas, son numerosísimos los extranjeros y visitantes de la isla en general que utilizan también el tranvía, sobre todo para conocer La Laguna, ciudad que -como se sabe- fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. Para estos visitantes, la señalización resulta notoriamente inadecuada e insuficiente.

En efecto, la indicación 'Destino la Trinidad' en los carteles de las paradas y el repetido mensaje de la megafonía en los mismos términos, no informan con claridad de que esa es la parada que se corresponde con el final del trayecto y, específicamente, con el centro de la propia ciudad de la Laguna. En consecuencia, no es extraño que frecuentemente los visitantes que se dirigen a La Laguna se vean obligados a preguntar a los transeúntes cómo hacer para llegar a dicha ciudad, cuyo nombre no aparece en los carteles de las paradas. Otro tanto podría quizá decirse de la indicación 'Destino Intercambiador', demasiado inconcreta y poco ilustrativa.

Dado que el Metropolitano de Tenerife "valora la atención al cliente como factor fundamental en el desarrollo de su servicio", sería de desear que se sustituyeran las indicaciones mencionadas por otras más explícitas, como por ejemplo, 'La Laguna Centro' y 'Santa Cruz Terminus' o, como mínimo, 'Santa Cruz Intercambiador'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine