La columna del lector

¿Por qué cambiar la hora?

29.10.2016 | 04:38

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Esta próxima madrugada nos vuelven a obligar a retrasar el reloj, aunque en esta ocasión estamos de suerte, dormiremos una hora más. A esto nos lleva una directiva comunitaria, forzando a tocar los relojes dos veces al año. En este contexto, la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arhoe) pedía al Gobierno el pasado año que no se efectúe el cambio de hora para conseguir estar en el huso horario del Meridiano de Greenwich.

Sólo si se elimina el adelanto y retraso de los relojes se conseguirá estar en el huso que nos corresponde, explicaba en un comunicado la citada entidad. Según el presidente de Arhoe, "España debe adoptar, de una vez por todas, el huso horario del Meridiano de Greenwich -como Canarias-, el que nos corresponde por situación geográfica, y abandonar el de Berlín, horario que se adoptó como medida provisional el 2 de mayo de 1942" primero y después por la directiva comunitaria.

Así, "recuperaremos nuestra posición natural" y aconsejaba que "no nos abandonemos a costumbres que no tienen sentido". Y en la práctica ese ahorro energético no es significativo, porque las jornadas de trabajo siguen siendo maratonianas y se sale de trabajar a horas intempestivas, practicando más la cultura de la presencia que la de la eficiencia, y menoscabando no solo la justa conciliación de la vida personal, familiar y laboral de las personas, sino también perdiendo eficacia y productividad en las empresas, continuaba el presidente.

Tengamos además en cuenta que estos cambios provocan problemas de salud, sobre todo en el sueño, tal y como avalan muchos profesionales del sector sanitario. Esto nos afecta de manera especial a los enfermos y con unos cuantos años a la espalda. Es así que nos preguntamos ¿Cambiar la hora para qué? ¿Por imperativo comunitario? Debe ser eso, porque parece que por ahorro energético no lo es realmente y por el bienestar humano tampoco. Hasta las vacas lo notan bajando su producción de leche con el cambio horario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine