Retiro lo escrito

Donaldismo puro

12.10.2016 | 04:10
Donaldismo puro

Donald Trump no debe preocuparse por diseñar ninguna estrategia en la batalla electoral hacia la Casa Blanca. Debe contentar a su hinchada y punto. Como su hinchada está compuesta por white trash, por clases medias arruinadas, por los exterminados por hipotecas delirantes, por subempleados que cobran por horas y fanáticos religiosos, gana siempre al insultar, al agredir, al despreciar groseramente a cualquier político, cualquier partido, cualquier programa y medida. Un millonario falsamente antiestablishment que quiere y consigue canalizar la indignación y el resentimiento contra las élites políticas del país. Pero esto es una interpretación. Trump no necesita ninguna. Trump no necesita argumentos ni datos. Trump usa el lenguaje ignorándolo. La realidad es insignificante. Incluso la realidad verbal. Trump miente con desparpajo y ridiculizando al que no lo hace. Sí, soy un cerdo, pero un cerdo como ustedes, yo soy su cerdo, queridos compatriotas indignados. Para esto no es menester delicadezas. Repite, simplemente, lo que quieras decir, y niega si es imprescindible lo que has dicho. Este podría ser el ejemplo de una conversación con una donaldista:

-Todos ustedes, los que quieren que Trump se estrelle en el curso de esta campaña, son unos hijos de puta.

-¿Cómo díce? Nos está llamando hijos de puta?

-¿Yo? Para nada.

-Pero si lo ha hecho. Hace medio minuto. Hijos de puta.

-No, yo no he dicho eso. He dicho que parece que usted esté ansiosa por que se lo llamen para continuar con su exhibición de víctima desdichada?

-¿Víctima desgraciada? Le voy a?

-Y además violenta. ¿Se dan cuenta por qué debemos armar más y mejor a nuestra policía?

Trump es el adelantado, por supuesto, pero toda la praxis política y lectoral en los últimos treinta años lo han venido preparando en las democracias parlamentarias. Cuando José Manuel Soria brinda explicaciones que no son explicaciones sobre su implicación en los papeles de Panamá, cuando no se puede entender el frondoso galimatías de prohombres y promujeres de CC para explicar la moción de censura en Granadilla de Abona, cuando los opinólogos señalan que Mariano Rajoy se cree y no se cree a la vez sus propias necedades tartamudeantes se hace obvio que la doctrina Trump -despreciar la lengua como paso previo para despreciar a los ciudadanos con su pleno consentimiento- ha llegado para quedarse. Para quedarse como una bomba lapa incrustrada en el mismo corazón del idioma para aniquilarlo y la verdad y la mentira sean intercambiables. ¿Qué algo no viene a cuento? Mejor. Ayer estaba Noemí Santana estrangulando la lengua española desde su escaño e intentando, con poco éxito, alcanzar algún orden sintáctico comprensible. Encontró la doctrina Trum y procuró ligar a Clavijo y su gobierno con el caso Las Teresitas. Por supuesto el presidente se tomó la molestia de señalar que ni él ni su equipo tenían nada que ver con eso. Pura irrelevancia. Santana se arremangó como cristo antes de subir a la Cruz y le espetó sin más: "¿Usted vino aquí a hacer política o a hacer negocios?"

Donaldismo puro.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine