Tribuna abierta

Dando la vuelta a la dependencia

09.10.2016 | 02:32
Dando la vuelta a la dependencia

El compromiso en defensa de las políticas sociales y la Ley de Dependencia siempre ha sido una de las banderas de los socialistas, más aún en un momento en el que las familias necesitan más apoyo que nunca, y cuando el Gobierno del PP ha utilizado la excusa de la crisis económica para desmantelar el Estado del bienestar.

En Canarias, la actuación de la Consejería de Políticas Sociales, completando con fondos propios las transferencias del Estado en plena época de drásticos recortes por parte del PP, habla a las claras del compromiso del PSOE por las políticas sociales, por la Ley de Dependencia y por la protección de quienes más necesitan la respuesta de lo público.

La vicepresidenta del Gobierno canario, Patricia Hernández, ha anunciado estos días las 3.275 nuevas altas en dependencia, demostrando una mejoría más que notable que se refleja además en el informe de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. En él, se hace referencia que en tan solo dos meses, julio y agosto, el porcentaje de incremento anual de personas atendidas ha subido del 4,53% al 11,6%. Lo que es más importante. De las 13.000 personas atendidas en enero, se ha pasado a poder atender a 16.000 a finales de agosto.

Con esta gestión, se podrán incorporar a más de 3.500 nuevos dependientes al sistema antes de que finalice el año, ya que antes de concluir el mes de septiembre, se superó esta cifra llegando a esas 3.275 altas en dependencia. Además, y como muestran las últimas estadísticas del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), Canarias se ha situado en el cuarto puesto a nivel nacional en altas mensuales en dependencia. Según las previsiones de la propia Dirección General de Dependencia, nos vamos a situar en segunda posición, con una media de 600 altas mensuales.

Es el fruto de una gestión que responde a las necesidades de los ciudadanos, y una muestra de que la dependencia en Canarias empieza a despegar. Se está consiguiendo planificar la dependencia que queremos en las Islas, cumpliendo con una filosofía clara, como es que la Ley de Promoción de la Autonomía y Atención a las personas de Dependencia, sea una ley prestadora de servicios, manteniendo a estas personas en su entorno familiar.

Una filosofía que también compartimos los socialistas en el Cabildo desde la legislatura pasada, cuando creamos e impulsamos el Anillo Insular de Políticas Sociales, que ha permitido acercar los servicios sociales especializados como la ayuda a domicilio a las comarcas de la Isla, tras detectar que muchos ciudadanos no accedían a ellos por desconocimiento o lejanía.

En apenas un año, se ha roto la tendencia negativa de los últimos años con el desarrollo de la Ley de Dependencia para que los discapacitados tengan cubiertas sus necesidades cuando falten los apoyos familiares, y la previsión es que en un plazo de 3 años, podamos estar dentro de la media nacional en prestaciones en dependencia.

Una apuesta con medidas reales por el bienestar de estos colectivos que demuestran la sensibilidad de los socialistas, que tratamos de restituir la dignidad que se merecen estas personas, y que están dando resultados. Pero lo realmente importante no son los datos relacionados con el grado de implantación de la Ley, sino que detrás de esos datos, se encuentran miles de canarios que se están beneficiando de los servicios y prestaciones que les garantiza esta Ley. Y esto ha sido posible gracias a la apuesta por una política que sitúa a los servicios sociales comunitarios en un lugar privilegiado, y que ha venido a fortalecer el sistema público de servicios sociales.

Y también a un enorme esfuerzo presupuestario por parte de la Consejería de Políticas Sociales y de la Dirección General de Dependencia, en su lucha para conseguir 9 millones de euros más en el Presupuesto de 2016, a pesar del deber incumplido por parte del Estado de financiar el 50% del presupuesto, aportación con la que Canarias estaría en mejor posición.

La potente inversión de la Consejería también supone una fuente de creación de empleo estable, con miles de puestos de trabajo creados para el sector de servicios sociales en Canarias, que nos ayuda a visualizar la atención social como una inversión y no como un gasto.

Una vuelta de rumbo conseguida también por el verdadero motor de la Consejería y de la Dirección General de Dependencia, que son sus trabajadores, y que sé, y conozco, que han triplicado su esfuerzo y sus horas de trabajo para conseguir este objetivo.

Nuestro compromiso es prestar a las personas en situación de dependencia un servicio público de calidad, no sólo en tiempo sino también en forma. Es hacia cuestiones relativas como calidad, acreditación y seguimiento de las prestaciones y servicios, así como a la promoción de la autonomía personal y prevención de la dependencia, donde encaminamos nuestros esfuerzos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine