La columna del lector

Campaña en Los Realejos

08.10.2016 | 03:55

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

El Ayuntamiento de Los Realejos, su Concejalía de Sanidad y por supuesto, su alcalde a la cabeza, gozan (desde mi punto de vista) de una hipocresía colosal, al darnos a sus conciudadanos lecciones de civismo y moralidad.

Como parecen haberse olvidado, tendré que ser yo quien les refresque la memoria, les recuerde y pregunte de qué se alimentan, con qué se visten, calzan, etc...

Del cerdo se aprovecha todo, incluso su utilización negativa en una campaña de recogidas de cacas perrunas.

Desde luego, no se puede decir de ustedes que sean muy agradecidos con quien les proporciona abrigo y comida, ademas de otras innumerables cosas. (No es de buen cristiano señor alcalde). Hay un dicho que dice "Es de bien nacido ser agradecido"; se ve que no lo practican, seguramente tampoco conocen este otro: "Uno es lo que come".

Aunque algunos consideramos a los cerdos, animales muy nobles, desde luego, este no es su caso.

El respeto, Sr. alcalde, no es su fuerte, tampoco el de esta sociedad en que vivimos. Realmente brilla (nunca mejor dicho) por su ausencia, y mucho mas tratándose de animales. Es una pena que en este nuestro "primer mundo" lo que prime sea un "Kit completo" de aseo para nuestra mascota compuesto de bolsitas, botella de agua o garrafa de 8 litros según las proporciones y tamaño del perro. ¿Cual será el paso siguiente, un frasco de colonia, toallitas o una manguera extra grande por si no tenemos suficiente con la garrafa de agua a cuesta?

Cualquier cosa vale para no herir las frágiles susceptibilidades de algunos de nuestros comerciantes y vecinos (por suerte no la de todos).

Los cerdos carecen de importancia, ¿verdad Sr. alcalde? También las miles de especies que hemos hecho desaparecer para construir nuestro bonito y perfumado mundo de cemento y polución. El Planeta no protesta, ni vota, por eso se puede hacer con el todo lo que queramos, todo menos cagarnos encima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine