* 48 horas duró la escalera

25.09.2016 | 05:14
* 48 horas duró la escalera

Este lunes tocó arrancar temporada en Mírame Televisión y lo que parecía un inicio tranquilo se viró en coso de martes de Carnaval. Por aquella tertulia, la de Canarias al Día, desfilaron Jesús Morera, Rosa Dávila y Fernando Clavijo, disfrazados de anestesista, enfermera y cirujano respectivamente. También lo hicieron, pero en una carroza titulada Escándalo Santi González, director de la Autonómica, acompañado de los productores premiados previamente por el ente en un concurso que finaliza mañana, además de la fiscal que apuntaba todo lo que en el vehículo del desmadre sucedía. Justo detrás, en plan comparsa, un puñado de productoras tirándose de los pelos ante la posibilidad de confirmarse (que se confirmará) el chanchullo adelantado en la tertulia. Desfilaron por la pantalla y a raíz del caso Las Teresitas Rodolfo Núñez (al que le va a caer una de agüita, ya les contaré), pasando por Toni Bello, testigo ocular de la primera piedra de la iglesia de La Concepción; Santiago Pérez, y todos los llamados al juzgado, con sus nombres y apellidos, para declar sobre el pelotazo del siglo. Como no podía ser menos y cerrando la fiesta informativa, tal y como si de una murga se tratara, aparecieron los concejales de Granadilla, disfrazados todos de moción de censura. En aquella multitud solo faltó Primi, director de Bambones, que seguramente estaría escribiendo una letra sobre Jerónimo Saavedra o sobre un servidor, que, por todos es sabido, a él siempre le ha gustado hacer chistes fáciles de mariquitas (eso debería mi buen amigo hacérselo mirar).

También se habló de la escalera. Lo contó MayerTrujillo, presentador de Cope Canarias, al que, por cierto le acompañan los oyentes. Al menos eso afirma el EGM.

Y es que, según contó mi compañero, los palmeros asisten atónitos al relato de una historia con muchas aristas que aclarar. Todo empezó hace una semana cuando, presuntamente, la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias colocó una enorme escalera metálica en la carretera del Norte de La Palma (LP-1), como acceso a un camino real. Desde el Cabildo insular pidieron rápidamente su retirada por entender que era "la antítesis de la seguridad vial", según publicó el diario digital ElTime.es, al encontrarse en el mismo borde de la carretera. Cuando apenas pasaban 48 horas desde que se instalara la gran escalera metálica, la Consejería se vio obligada a retirarla.

La escalera en cuestión se realizó en un taller de San Andrés y Sauces y, dice la Consejería que ha costado 60.000 euros, aunque, y aquí viene otra de las sorpresas, el cerrajero que la fabricó dice que a él no le han pagado esa cantidad. Una carretera, por cierto, convertida en despropósito político. No solo porque la mejora de esta vía ya ha costado tres veces más de lo presupuestado, sino porque se adjudicó en 2007 y tenía que haberse acabado en 40 meses. Los palmeros aún esperan a que la obra finalice al 100% y se preguntan dónde está el dinero que no se le pagó al cerrajero de la controvertida escalera. Pero todavía hay más. José Luis Delgado, director general de Infraestructuras Viarias, fue entrevistado el martes pasado por Mayer en la Cope. El periodista se interesó en saber quién encargó esa escalera, a lo que el director general contestó que "la ejecución de esa escalera no consta en la Consejería", y que los planos de la escalera "no han salido de su área". Por lo tanto, ahora ni siquiera sabemos quién la encargó, puesto que Delgado insistió en que "la Consejería no ha sido".

La escalera, de la que, por cierto, tampoco se tiene constancia de dónde se encuentra, invadía el dominio público y la zona de seguridad de los vehículos. El alcalde del Ayuntamiento de Barlovento, JacobQadri, asegura que él tampoco sabía nada. Habrá que esperar a mañana domingo, a ver si Iker Jiménez nos aclara algo en Cuarto Milenio. ¡Manda huevos!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine