La Opinión de Tenerife
Tribuna abierta

El Anillo Insular de Tenerife 'SI' es posible

11.09.2016 | 04:10
El Anillo Insular de Tenerife 'SI' es posible
El Anillo Insular de Tenerife 'SI' es posible

A menudo se suele citar de forma incompleta una famosa frase de José Ortega y Gasset: "Yo soy yo y mi circunstancia". Pero muchos olvidan añadir el final: "?y si no la salvo a ella no me salvo yo". Y es verdad que a veces para salvarnos a nosotros mismos, a nuestras responsabilidades, hay que superar las circunstancias en que nos encontramos.

¿Y cuáles son esas circunstancias? España se encuentra inmersa en una situación de bloqueo político después de dos elecciones que han resultado inútiles a los efectos de poder formar una mayoría de Gobierno. La política española se ha transformado en una permanente campaña electoral en donde los grandes aparatos de los partidos están ensarzados en el asunto de su propia supervivencia y distanciados por abismos insalvables de antagonismos personales, rencillas y peleas políticas.

En dos ocasiones, algunos partidos, entre los que se encuentra Coalición Canaria, han intentado anteponer el sentido de Estado a cualquier otro propósito y hemos apoyado a dos candidatos distintos para intentar conseguir una investidura que no fue posible. Los Presupuestos Generales del Estado para el año que viene no se han hecho y no parece que sea posible hacerlos. Nos hemos acostumbrado al no que se ha instalado en Madrid. No, no, no, no.

¿Consecuencias? La prórroga automática de los actuales presupuestos supondrá mantener la situación de injusta financiación de los españoles que vivimos en estas islas, que viven a la cola de todos los ciudadanos del Estado en cuanto a lo que reciben para mantener los servicios públicos.

El actual convenio de carreteras del Estado con Canarias acaba en 2017. Durante los últimos años, el Gobierno de Madrid ha ido recortando más y más el dinero destinado a las carreteras de las islas (mientras invertía decenas de millones en los corredores viarios peninsulares). Pero eso, que es un drama, acabará encima con que no haya ni un duro para inversiones en obras de carreteras en Canarias el próximo año.

En el Cabildo de Tenerife somos conscientes de esta realidad. No nos compete solucionarla, porque no podemos. Pero nuestra obligación es buscar alternativas en vez de llorar por la leche derramada.

Los alcaldes de Tenerife y el Cabildo hemos considerado que las obras del anillo son vitales para nuestra isla. Esta infraestructura forma parte central del Pacto por Tenerife firmado por CC, PSOE y PP en la corporación insular. El hecho de tener esta vía operativa supondría un ahorro anual de 269 millones de euros para todos los tinerfeños y ayudaría a resolver los atascos de la Autopista del Norte. No sólo se trata de corregir el retraso que lleva nuestra isla en materia de carreteras en comparación con otras islas -un desfase que se ha producido en los últimos cinco años- sino que ningún otro territorio de Canarias tiene los problemas de tráfico y atascos que soporta en la actualidad el ciudadano de Tenerife.

El Cabildo no tiene competencias en materia de carreteras regionales. Eso corresponde a la Comunidad Autónoma pero le hemos pedido que nos deje hacer a nosotros la obra. Somos capaces y teníamos prevista la financiación. La Consejería de Obras Públicas se niega a ello. En respuesta a eso, todas los alcaldes y el Cabildo le dijimos el viernes a la Consejería que si no dejaba que el Cabildo ayude que se ayude ella misma, solicitando los fondos entre los recursos del antiguo ITE, como íbamos a hacer nosotros, y que así haga y financie la obra en el plazo que nosotros teníamos previsto. Vamos a esperar respuesta pero ya anticipo que no vale un doble no, no a hacerla el Gobierno, no a dejar que el Cabildo la haga.

Los ciudadanos de Tenerife han elegido a sus representantes en el Cabildo porque quieren liderazgo, quieren que su Cabildo solucione los problemas de la isla, que solucione las incompetencias que nos ahogan todos los días. Han querido que ayudemos a hacer el hospital del sur, han querido que empujemos para unas urgencias dignas en el norte, han querido que trabajemos para dar oportunidades de empleo y también quieren que el Cabildo ayude a eliminar las colas de las autopistas o que mejore las oportunidades de nuestros jóvenes con más becas y ayudas.

Liderar significa inmiscuirse, molestar para que los problemas se solucionen, hacer propuestas nuevas para solucionar problemas viejos, buscar las fórmulas financieras para ayudar al Gobierno cuando no pueda. La cuestión es que a algunos les gustaría que los problemas siguieran ahí y además sólo echarle la culpa a Madrid de que no les dejan hacer nada porque no mandan dinero. Pues el Cabildo lo tiene, lo quiere usar en mejorar las principales carreteras de la isla, sabe cómo hacerlo y tiene el liderazgo de una isla que está harta de excusas. El doble no le vale a Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine