Retiro lo escrito

No concernidos

23.07.2016 | 03:59
No concernidos

Es harto dudoso que los cabildos insulares -como insinuó más o menos claramente el presidente, Fernando Clavijo- puedan imponer ecotasas turísticas. Ni los cabildos ni los ayuntamientos ni las diputaciones pueden crear figuras impositivas. Para crear un impuesto es indispensable un soporte legal y, obviamente, las entidades territoriales carecen de potestad legislativa. La respuesta de Clavijo y su gabinete a Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, debería ser, simplemente, que el Gobierno autonómico considera que la imposición de una ecotasa tendría efectos nocivos en el comportamiento del mercado turístico y que, por tanto, nunca crearán una. Pero Clavijo, siguiendo cierta tendencia caracterológica, lo que hace es practicar, ya un tanto cansadamente, la estratagema de devolver la pelota. Quizás saque unos días de quicio a Morales, que es mucho de salir de los quicios y volver a entrar, pero nada más. Dentro de muy poco estarán de nuevo Morales y su trouppe defendiendo las maravillas irresistibles de la tasa ecológica y el presidente granacanario volverá a la ironía lacrimógena, sin compasión con nadie ni con nada, porque Morales, cuando llora, es que llora de verdad, y no por casualidad, y preguntará:

-¿Cuándo se le va a acabar al presidente del gobierno su obsesión contra Gran Canaria? ¿Cuándo, oh señor, dejaremos de sufrir esta atroz patrología que nos consume? ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué bebió Fuentealta en vez de Pinalito?

Clavijo podría contraatacar. Subiendo de nuevo los tramos autonómicos, por ejemplo, pero no está por la labor. Clavijo cree que si la economía canaria se encuentra en la fase inicial del despegue del crecimiento, el aumento de empresas y una ligera bajada del desempleo, resulta una mentecatez subir los impuestos, cualquier impuesto. Desgraciadamente no son dos escuelas fiscales -o económicas- las que aquí se encuentran. Es el convencimiento de Morales de que representa el único reducto de izquierdas frente a los jinetes del Apocalipsis que Clavijo tiene en sus cuadras, y la virtual desaparición de CC en Gran Canaria, la que complican extraordinariamente la situación. Debajo de la demagogia monjil de Morales palpita algo real: el crecimiento de sectores políticos y empresariales en Gran Canaria que se consideran y reconocen como no concernidos por este Gobierno regional. Coalición necesita reinventarse en Gran Canaria, coagular liderazgos verosímiles y preparar un candidato presidencial con la suficiente antelación para ser útil y no alarmar a nadie.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine