Tribuna abierta

Construir futuro

17.07.2016 | 05:47

A veces la densidad de los días y el ruido político nos impiden apreciar algunas noticias en su verdadera dimensión. Creo que esto es lo que ha ocurrido hace muy poco, cuando se colocó la primera piedra de lo que será el enclave lagunero del Polo Científico y Tecnológico de Tenerife: una moderna infraestructura que se levantará en terrenos del que fue Hogar Gomero y que incluirá un magnífico parque urbano anexo y dos edificios que serán sede para la ejecución de proyectos de investigación, desarrollo tecnológico y transferencia del conocimiento, vinculados principalmente a la nanociencia, la sostenibidad y la astrofísica.

A nadie se le escapa el retraso que ha acumulado España (y singularmente Canarias) en la inversión en investigación, desarrollo e innovación y en el diseño y operatividad de un sistema institucional de I+D+I. Las razones, obviamente, son de carácter histórico. Cuando Canarias maduró como Comunidad Autonómica y asumió las competencias correspondientes, resultó prioritario satisfacer necesidades y demandas más acuciosas. En mi opinión el Estado de Bienestar que disfrutamos en nuestro archipiélago, con todas sus insuficiencias y problemas, no se cimentó y desarrolló debidamente hasta la etapa autonómica. Fueron los Gobiernos autonómicos los que planificaron e impulsaron el desarrollo -y la descentralización para llegar a todas las islas- de los sistemas públicos de sanidad y educación. Por desgracia, cuando tanto en España como en nuestra comunidad autonómica se comenzó a incrementar sustancialmente la inversión pública en I+D llegó, entre 2008 y 2009, la devastadora crisis económica de la que todavía no hemos conseguido zafarnos, con su impacto brutal en los recortes presupuestarios. Recortes que -y aquí hago un juicio personal- nunca deben afectar a la I+D. La financiación pública del sistema de I+D -tanto a nivel estatal como autonómico- debería estar al margen del ciclo económico.

Para superar esta situación -para comenzar a cerrar la brecha regional en I+D- pueden caber varias estrategias, pero cualquiera de ellas debe contar con los siguientes elementos: una planificación realista e integrada, la coordinación con otras políticas locales, insulares, autonómicas y europeas y la colaboración entre las administraciones públicas. El Polo Científico y Tecnológico de La Laguna es un ejemplo en ese sentido. Está cofinanciado en un 85% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y en un 15% por administraciones canarias. La Universidad de La Laguna ha colaborado cediendo un suelo imprescindible para el proyecto. El principal objetivo del Parque Científico y Tecnológico de Tenerife consiste en estimular las actividades de I+D+i en sectores claves y estimular la creación y consolidación de empresas de base tecnológica e innovadora. Los dos centros de investigación tecnológica con los que contará el Polo Científico de La Laguna, cuyo presupuesto conjunto supera los 9.500.000 euros, se dedicarán básicamente a la astrofísica, el espacio, la óptica, la energía, la sostenibilidad y las nanotecnologías. Y rodeando a esta infraestructura científica un parque de más de 30.000 metros cuadrados ofrecerá jardines, paseos y zonas deportivas a todos los laguneros y a todos los visitantes que se acerquen a nuestro municipio.

Promover el conocimiento científico y la innovación tecnológica no es otra cosa que trabajar para una economía sostenible y con caminos abiertos al crecimiento económico y a la mejora de las condiciones de vida. Estos días, en La Laguna, y gracias al esfuerzo de muchos, hemos empezado a construir un futuro del tamaño de nuestra responsabilidad y nuestra esperanza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine