Cada cosa en su sitio

Burdo populismo

16.07.2016 | 02:16
Burdo populismo

L a desigualdad engendra un burdo populismo, ha dicho Obama en su paso fugaz por España. Tiene mucha razón. Pero la culpa de la desigualdad es del gobierno que sigue en funciones, cuyo líder, Rajoy, pidió (presuntamente) apoyo moral al saliente titular de la Casa Blanca durante la cumbre otánica en Varsovia. Lo que aquí y ahora se adjetiva de "populista" es el conglomerado de Podemos con sus mareas y confluencias, fenómeno nacido de la desigualdad. Por tanto, no es un sofisma atribuir al PP la génesis de la cuota parlamentaria que lidera Pablo Iglesias, castigada en las elecciones bis por vez primera desde que existe, mientras que el premio se ha ido hacia el partido conservador.

Los votos cosechados en primarias por Donald Trump delatan el crecimiento del populismo USA, cuya "burda" naturaleza se hizo patente en la primera ronda y ganará en estridencia con la confrontación decisiva entre demócratas y republicanos. El antagonismo de ambos partidos nunca mostró tan a las claras su contenido ideológico, que encarna en el extremismo de la derecha con un candidato indeseado por la cúpula republicana y en el neto izquierdismo de Bernie Sanders frente a la candidata oficial de los demócratas. Si no la desigualdad, las bases sociales estadounidenses han hecho visibles otras diferencias tras ocho años de administración Obama, frustrada en numerosos puntos programáticos.

El hecho es que la izquierda española ha crecido tan exponencialmente frente al PP como la derecha americana frente al progresismo demócrata. El PP se está olvidando de amarrar el apoyo de Ciudadanos porque va de soi con la aceptación de Rajoy que antes del 26J excluían como impedimento impediente; y carga su discurso en la supuesta responsabilidad del PSOE en la próxima investidura. Es un énfasis falaz, porque el "no" socialista es irreversible y Rajoy tendrá que gobernar con una mayoría relativa. El PSOE pasa de la condena implícita que contienen las llamadas del PP, porque se ratifica como alternativa, una alternativa de centroizquierda socialdemócrata indesviable en populismos, burdos o refinados. Esta es la diferencia, que garantiza el principio de rotación de la democracia española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine