Tribuna abierta

Miedos, vergüenzas y libertad, en toda decisión

10.07.2016 | 23:44
Miedos, vergüenzas y libertad, en toda decisión
Miedos, vergüenzas y libertad, en toda decisión

La libertad es el mayor explendor que puede poseer todo ser humano, pero el miedo el mayor error por el que dirigir dicha libertad, porque dejaría de ser libertad, en todo caso, será un sucedaneo de la misma, una cara B ilegible y tormentosa.

Cuando el miedo se superpone en toda decisión, en toda conducta, cuando el miedo es el ejercicio principal, aunque emitido de manera subliminal, en el formato de toda ideología, entonces, lamentablemente, se degrada toda democracia o posibilidad de ella. Esen esos instantes cuando nace o brota un feto deformado, algo irreconocible, mezcla de democracia y dictadura, con vestimenta y maquillaje democráta pero con pensamiento dictatorial, y se acomoda y manipula todo paisaje en base a ese feto deformado, que no siendo democracia, se vende y patrocina como tal.

En un estado de democracia todo ser humano debe ser libre y dueño de sus propias decisiones y elecciones, pero también afrotar las vergüenzas de las mismas, porque todas, las de unos y otros, una y otra ideología, poseen sus verguenzas, como las de todo ser humano, también poseedor de innumerables vergüenzas. Y de igual manera, tendríamos que tener claro que, convivimos con la imperfección, porque nacemos con ella, y en base a ello, todo lo que construimos y desarrollamos lleva implicito la misma, por lo que, evolucionar debe ser una constante, proseguir en la lucha es inevitable, lo que no puede ser un lastre en dicha evolución y en toda forma posible de democracia, es el miedo, que los miembros que posibilitan el consenso, la elección, tributen su decisión en base a aterradores paisajes publicitados y proclamados por los representantes de las ideologías.

El actual analfabetismo ya no trata de no saber leer y escribir, ahora sopesa el exceso y la acumulación de datos que llegan desde diferentes lugares, en muchos casos manipulados, que dejan al individuo calmado y adormitado en el sillón de la información, y que, como buen feligrés de la misma, desestima laúnica y verdadera opción de libertad que poseemos: el pensamiento y la reflexión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine