Cien líneas

Caretas

08.07.2016 | 04:35
Caretas
Caretas

Más de cien premios Nobel han acusado a Greenpeace de "crímenes contra la humanidad". Y es que la susodicha ONG -quizá mejor decir hiper gubernamental o hiper multinacional- se opone, con empeño digno de mejor causa, a los alimentos transgénicos.

Los laureados científicos piden a Greenpeace que "cese y desista en su campaña contra el arroz dorado específicamente, y los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general". Más allá aún, exigen a los "gobiernos del mundo que rechacen la campaña" tenaz e insufrible de los chicos de la paz verde y "aceleren el acceso de los agricultores a todas las herramientas de la biología moderna".

Los Nobel se preguntan: "¿cuánta gente en el mundo debe morir antes de considerar como un crimen contra la humanidad el boicot suicida?". Elemental, el arroz dorado puede reducir o incluso eliminar las enfermedades y fallecimientos causados por una deficiencia de vitamina A que padecen 250 millones de personas en el mundo, sobre todo en África y el sudeste de Asia. Como remate, los investigadores critican las mentiras o medias verdades de los ecologistas y aseguran que estudios sobre transgénicos "han determinado que este tipo de cultivo y alimento es tan seguro como cualquier otro método de producción".

A mí el cartel de los Nobel me produce bastante risa. Lo importante es considerar que todo es transgénico así que esos dizque ecologistas o son unos ignorantes de tomo y lomo o responden a oscurísimos intereses. O las dos cosas, que es lo más probable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine