Retiro lo escrito

Convocatoria

01.07.2016 | 02:00

E l reloj de la torre de la cercana iglesia de La Concepción estaba a punto de campanear la medianoche y entre las cálidas sombras de la capital del muermo achicharrado varias figuras se acercaban a la sede de la Presidencia del Gobierno de Canarias. Enfilando a paso ligero no tardaron en perder el resuello. La luz de la luna horadó una amarillenta nube de calima e iluminó el rostro crispado de Julio Cruz, quien llevaba una pequeña bolsa a la espalda.

-Por fin llegamos -susurró-. No entiendo esta gilipollez. Podríamos llamarle por teléfono€

-Nunca coge el teléfono -recordó entre dos bufidos de cansancio Víctor Torres.

-Pues se le manda un correo electrónico -protestó Cruz, limpiándose el sudor.

-Pero si yo le pinté en un graffiti en la pared de frente de su casa: "José Miguel, déjate ver" y ni caso€ -explicó casi llorando el viejo sentimental conocido por Chano Franquis.

-Es necesario -declaró Torres dramáticamente-. Toca el timbre para que nos abra.

Sorprendentemente el acceso principal a la sede de la Presidencia del Gobierno de Canarias en Santa Cruz de Tenerife disponía, en efecto, de timbre de portero electrónico.

-¿Qué pasooooó? -se oyó una voz adormilada.

-Patricia, sal, que tenemos que hablar -demandó Julio Cruz.

-A mí no me sacan de mi esquinita hasta el 2019 -fue la respuesta.

-¡Abre inmediatamente! -rugió Cruz.

Se escuchó otra voz por el chisme electrónico.

-¿Quién es ese boludo, Patri?

- Creo que son otra vez los Testigos de Jehová.

-Esto es un hogar laico y socialista, che, no insistás más€

-Soy Julio Cruz. Estoy aquí con un grupo de compañeros€ ¿No recuerdas que habíamos quedado esta noche?

-Ay, mecachis, no lo recordaba€

-Hasta a los Testigos de Jehová recibís€Qué grande sos€

Todos se acomodaron en el diminuto salón disponible, incluido un individuo de mejillas sonrosadas y chaqueta arrugada, que parecía perdido y algo nervioso. Patricia Hernández le preguntó:

-¿Y tú qué haces aquí?

-¿Yo? Yo€ pues€ me llamo Fumero€ Creo que soy el secretario general de la gestora del PSOE de Tenerife€ Si hay una gestora€ O no€ La verdad es que venía a preguntarlo€

-Saca la ouija, Julio, y no perdamos más tiempo. Apaguen la luz€ Y enciendan las velas negras€

-Yo moveré el vaso -se ofreció Cruz.

-Sí, hombre, como siempre, ¿no?€ El vaso lo muevo ahora yo€

Se hizo un silencio protocolario. Apenas se escuchaba el crepitar de las velas. Franquis impostó la voz para preguntar al vacío:

-José Miguel Pérez, yo te convoco€ Quiero decir, que te convoca el PSOE en nombre de sus 135 años de historia€ Manifiéstate, José Miguel€ Manifiéstate, hazte presente y háblanos€

El vaso se comenzó a mover mientras Hernández empalidecía. Primero se dirigió al NO.

-¿No se va a manifestar? Tampoco sería una novedad -se le escapó a Cruz.

El vaso continuó moviéndose y por fin dibujó el mensaje: "Son 137. El PSOE tiene 137 años". Y se detuvo. La vicepresidenta lo sacudió a la altura de su oreja derecha, pero ya no oyó nada, y todos callaron hundidos sin remedio en el desconcierto y en la noche.

-¿Alguien quiere una cocacola zero?

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine