Retiro lo escrito

Tocar el cielo

29.06.2016 | 02:00

A sistí a uno de los últimos mítines de campaña de Podemos en Santa Cruz de Tenerife. En realidad quien se empeñó en asistir al mismo fue mi entrañable piedra renal. Otros pasean a sus perros por los parques y plazas, yo, en cambio, paseo a mi piedra, que es mucho más indomable y autónoma y canalla que cualquier chucho. Caía un sol de justicia implacable, un sol Victoria Rosell, y mientras me despatarraba en un banco la piedra susurró:

-¿No lo escuchas? Son los del mitin. El mitin de Podemos. Vamos a acercarnos, están a dos pasos.

-De eso nada. Me he leído las tesis doctorales de Pablo Iglesias y de Iñigo Errejón y vi la entrevista que le hicieron a Jorge Verstrynge en La Tuerka. Ya tengo bastante.

La piedra sonrió y sufrí un retortijón, así que acepté sus órdenes. Allá abajo, en efecto, habían montado varios templetes blancos adornados con globitos morados. Se habían dispuesto apenas medio centenar de sillas, una inequívoca evidencia de escasa confianza en el poder de convocatoria del partido. Supuestamente, y para demostrar lo diferentes que eran de los demás, el mitin incluía como actividades complementarias talleres de juegos y chorradas varias a las que nadie prestaba atención. Cuando llegamos terminaba su intervención Juan Carlos Monedero. El genio del chaleco es, sobre el escenario, un cruce electrizante entre James Dean y Estrellita Castro. Como cualquier estrella del cabaret sabe que la condición previa para gustar al público es gustarse a sí mismo y Monedero se gusta con locura, y ni siquiera intenta disimularlo. Antes había consultado la wikipedia y confirmado con sus compañeros canarios que introducir palabros como guanches y caciques sería un éxito, y así lo hizo. Fue aplaudido, pero no precisamente hasta el frenesí. Tomó asiento y se pasó el resto del mitin intentando localizar cualquier cámara entre el público y sonriendo cuando la encontraba. La siguiente oradora, Meri Pita, estuvo mejor.

-¡Esos políticos enriquecidos y corruptos, esos políticos vestidos de Armani, que nos han robado el trabajo, que nos han robado nuestras casas, que nos han robado el futuro de nuestros hijos, que nos han robado la sanidad y la educación públicas, que nos han robado la ilusión de vivir, que nos quieren robar todo, todo, todo, y a los que, compañeros y compañeras, tenemos que echar, tenemos que echarlos para siempre, tenemos que quemarlos en las hogueras de San Juan€!

La piedra estaba exultante y me preguntó mi opinión. Le dije que, modestamente, no conocía a ningún político canario que se vistiera en Armani y que el PP se me antojaba más ignífugo que lo que sospechaba la señora Pita que, de todas maneras, se refería a cualquier partido que no fuera el suyo. Un día antes, en La Laguna, había contemplado un mitin del Partido Comunista del Pueblo Canario, con dos únicos militantes como oradores y público simultáneamente, que empleaban la misma retórica, las mismas maldiciones, las mismas profecías, y en un momento concreto uno de los pibitos gritó:

-¡Y no hagan caso a los de Podemos, que repiten lo mismo que nosotros, pero no se lo creen!

Y tenía razón en su triste soledad despoblada de megáfonos y escaños.

Cerró el acto Alberto el Largo, que es de Ofra, como lo era Ángel Llanos. De vez en cuando Ofra castiga al resto de Santa Cruz -y a Canarias-
con una saña incomprensible. Alberto el Largo sonrió y proclamó:

-¡Vamos a ganar! ¡Lo vemos, los sentimos, lo sabemos!

Setenta diputados y un millón de votos menos. Lo que se dice un pequeño margen de error. Y no obstante -hasta la piedra está de acuerdo- Alberto seguirá siendo un icono durante algún tiempo. Es lo más cerca que llegará estar Podemos de tocar el cielo.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine