ÚLTIMA HORA
Derrota del Iberostar Tenerife (65-71)
Tribuna abierta

Un gran equipo

19.06.2016 | 02:00

Esta semana he realizado varias visitas institucionales con Fernando Clavijo a diferentes municipios de la Isla. Allí hemos conocido las demandas de sus vecinos. De manera superficial se podría afirmar que sus necesidades son las mismas que las de otros vecinos de Valencia, Zamora o Jaén pero no es así. En Canarias no puede funcionar el sistema sanitario igual q en el resto de España, igual que nuestras vías son diferentes o nuestras necesidades de conectividad, que requieren un trato diferenciado porque somos siete islas alejadas de la Península con un territorio diferente.

En las elecciones del próximo domingo vamos a elegir a representantes del pueblo en las dos cámaras legislativas del Estado. Diputados y senadores por la provincia de Santa Cruz de Tenerife y por cada una de las islas. Aquí no se vota a los candidatos a presidentes, sino a las personas que van a ir a Madrid a batirse el cobre por los asuntos de nuestras islas y por el futuro de nuestra tierra.

Si los nacionalistas canarios no estamos en esa foto, nuestra imagen saldrá desenfocada. Estaremos fuera de plano. En el debate a cuatro que ofrecieron las grandes televisiones del Estado sólo se habló de dos territorios de España: de Madrid como sede del poder político y de Cataluña como pueblo que demanda el derecho a decidir sobre su soberanía. ¿De Canarias? Ni una palabra. Según algunos, porque es que en los grandes debates políticos se habla de los grandes temas que también nos afectan: la sanidad, la educación, los servicios sociales, las políticas generales del país...

Pero esto no es totalmente cierto. Los grandes asuntos del Estado tienen en Canarias una dimensión diferente. No es lo mismo hablar de un territorio situado a más de mil kilómetros de distancia del continente, dividido en siete islas tan lejanas entre sí como Galicia de Madrid. No es lo mismo hablar del continente que de ultramar. Y en todo debate que se precie sobre la realidad de un Estado deberían dedicarse al menos unos minutos a hablar de nosotros. Claro que eso tal vez sea esperar mucho de unos líderes que dedicaron apenas 20 segundos a hablar de un fenómeno como la violencia de género en este país. Ana Oramas es la diputada canaria que habla en Madrid. La que pone nuestro acento canario en el Congreso, la que nos coloca en el mapa. Y no está sola. Está con nuestros alcaldes, los que conocen de primera mano los problemas de los ciudadanos, con el Cabildo y con el Gobierno Autónomo. Canarias va con ella.

Necesitamos diputados que sean capaces de defender nuestra realidad con independencia de las órdenes y las instrucciones que reciban de sus aparatos dirigentes. Los gallegos, los catalanes, los vascos o los valencianos tienen cada vez un peso mayor en la política española porque están derivando un voto importante hacia fuerzas políticas de implantación regional que les representan a ellos antes que a unas siglas nacionales.

Tenemos que trabajar por una España mejor desde la unidad de los representantes del pueblo canario. Formamos un gran equipo que trabaja por Canarias, desde los municipios, desde el Cabildo, desde Canarias y ahora nos jugamos también nuestra presencia en Madrid. No lo olvidemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine