Análisis

El síntoma 'Brexit'

18.06.2016 | 02:00

A escasos días para la celebración del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE), pocos esperaban (hace meses) que estuviéramos en la situación actual: sondeos apuntando a una victoria de los partidarios del Brexit y nerviosismo en los mercados mundiales a la espera del desenlace del jueves. La pregunta es: ¿por qué se ha llegado a esta situación?
Hay quién apunta a que uno de los culpables es el propio primer ministro británico, David Cameron, quien para mantener bajo control al sector euroescéptico del partido (y para frenar el ascenso del populista UKIP) aceptó, frívolamente, someter una decisión tan trascendental a referéndum. Sin embargo, ello no explica que cerca de un 50% del electorado británico esté dispuesto a marcharse.

La nostalgia imperial, el deseo de retornar a una Little England que toma sus propias decisiones, el disgusto ante el intervencionismo regulatorio de Bruselas son causas de apoyo al Brexit€ pero que no compiten ante uno de los factores que ha pesado más (especialmente, en los estratos medios y bajos, que sufren las consecuencias de la globalización): el rechazo a la inmigración descontrolada, un fenómeno que no es estrictamente británico, sino de todo el continente. Y una cuestión que planea como una sombra ante el asesinato de la diputada laborista Jo Cox, partidaria de la permanencia en la UE (y que ya se verá qué influencia tiene en el resultado final).

Mientras se aproxima la fecha, medios y élites británicas y europeas cruzan los dedos para que se cumplan las previsiones€ de las casas de apuestas: pese a los sondeos en contra, auguran un 60% de posibilidades al triunfo del Remain (o permanencia). En caso contrario, una era de incertidumbre podría abrirse en el proyecto de integración europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine