Espacio jurídico

Accidentes y reclamaciones

11.06.2016 | 02:00

A partir del 1 de enero del año en curso entró en vigor la Ley sobre responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación. Únicamente es aplicable a los accidentes de circulación ocurridos a partir del 1 de Enero de 2016 y, la misma, a diferencia de lo que muchos han interpretado, no se limita a aumentar las cuantías indemnizatorias, sino que establece una regulación general que tiene como objetivo mejorar la protección a las víctimas de accidentes de tráfico, estableciendo que la reclamación previa a la aseguradora no sólo interrumpe el plazo de prescripción, sino que también lo suspende hasta la notificación fehaciente al perjudicado de la oferta o respuesta motivada, convirtiéndose, de esta manera, en un requisito procesal.

La Audiencia Provincial de Girona ha dictado un auto de fecha 20 de mayo de 2016 en el que señala que la obligación de presentar reclamación previa frente a la aseguradora, como requisito para la admisión de la demanda, solo es aplicable a los accidentes de circulación ocurridos a partir del 1 de enero de 2016, revocando de esta manera el auto inadmitió a trámite la demanda de reclamación de indemnización por daños sufridos como consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido el 29 de abril de 2015, indicando en que no se habían acompañado a la demanda los documentos acreditativos de la presentación de la reclamación previa a la aseguradora. El carácter obligatorio que la nueva regulación establece para la reclamación previa (antes de enero de 2016, potestativa), viene a ser un instrumento apto para agilizar la satisfacción de los derechos de las víctimas de accidentes de tráfico. La reclamación puede llevarla a efecto el perjudicado de forma directa o cualquier persona en su nombre (abogados, procuradores), sin ser exigible un especial apoderamiento a quien reclama por el perjudicado. En caso de menores de edad o de incapaces, se llevará a efecto por los padres que ostenten la patria potestad, o por el tutor, el curador o el guardador de hecho espacialmente en caso de incapacidad de hecho no declarada de derecho.
La reclamación ha de formularse a la entidad aseguradora del vehículo responsable, esto, parece obvio. Sin embargo en la práctica, se vienen planteando dudas sobre todo en los casos en los que en el siniestro intervienen varios vehículos, o en el caso de ocupantes perjudicados en el que el conductor del vehículo es el responsable con intervención de tercero.

Es por ello que, para el supuesto de pluralidad de sujetos involucrados en la causación del siniestro y teniendo dudas sobre la imputación de la responsabilidad a uno de ellos, se deberá formular reclamación previa contra todas las aseguradoras de los vehículos intervinientes pues en el caso contrarío podría prescribir la acción para reclamar contra el vehículo que finalmente se determine que es el responsable.
Igualmente, con relación al perjudicado no conductor de un siniestro en el que interviene otro vehículo, esté es libre de elegir contra quien dirige su acción, que podría hacerlo frente a la entidad aseguradora del vehículo en el que viajaba en calidad de ocupante o frente a la entidad del vehículo contrario, sin embargo debería tener presente que si no es hallado responsable contra quien ha dirigido inicialmente la acción, cuenta con un plazo de un año para ejercer la acción civil y que para interponer la demanda judicial contra la otra compañía aseguradora, ha de formular la reclamación previa, la cual tendría carácter interruptivo de nuevo hasta que esta última realizara oferta o respuesta motivada. En cualquier caso, la entidad aseguradora no sólo tiene la obligación del pago de la indemnización cuando se formula la reclamación por el perjudicado, sino desde el mismo momento en que conoce de la existencia del siniestro, por lo que le es exigible una actuación activa tendente al pago de la indemnización que corresponde.

En definitiva, si son ustedes en alguna ocasión víctimas de un accidente de tráfico, lo primero que han de hacer es acudir a su compañía aseguradora a presentar la reclamación previa, la cual, en el caso de no verse resarcidos en concepto de los daños padecidos, habrá de acompañarse obligatoriamente como documental a la demanda judicial que hubiera de presentarse con posterioridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine