Retiro lo escrito

Un vaina

06.06.2016 | 23:18

R econozco que pese a conocer ya la naturaleza mefítica de las redes sociales y mi propia y avanzada edad, que me lleva a un progresivo quietismo, no puedo resistirme a veces cuando un soplagaitas se dedica ferozmente a insultarme o a insultar a otros. No, no me refiero a los simpáticos trolls, a los que hay que tratar con la resignación con la que el coronel Aureliano Buendía soportaba los golondrinos, sino a individuos que firman con su nombre y apellidos y acumulan fotos y machanguitos y, sobre todo, calumnias, mezquindades, atropellos y agresiones. Uno de estos sujetos, que fue elegido hace ahora un año como consejero del Cabildo, se ha dedicado básicamente a basurear en twitter y sobre todo en facebook -es lentito con el cerebro y con los dedos- día a día durante estos doce meses.

En las últimas elecciones autonómicas y locales, y a través del éxito de partidos emergentes como Podemos y Ciudadanos, se incorporaron a la política institucional muchas decenas de ciudadanos que carecían de experiencia previa en el ámbito público. Salvo excepciones no creo que sea sustancialmente peores o mejores políticos -les haya tocado gobernar o no- que los del resto de las siglas, pero muchos de ellos han advertido que la distancia entre sus suposiciones -más o menos teñidas de fervor ideológico- y la realidad eran considerables.
Han aprendido, se han estudiado los papeles y no son pocos los que han empezado a comprender la diferencia entre el eslogan y la gestión, entre las heroicidades electorales y las heladas entrañas de un presupuesto financiero. Otros, como el individuo al que me refiero y al que no daré el gusto de citar, se han mostrado incapaces de cualquier transformación y siguen haciendo el imbécil de manera incansable y con el firme propósito de no aprender absolutamente nada. Este vaina comenzó sus pasos como consejero gloriosamente al descubrir, el día de la constitución del Cabildo tinerfeño, que CC, PSOE y PP habían abierto una cafetería en el primer piso para regalarse diabólicamente con opíparos desayunos. Cuando se le advirtió que tal cafetería funciona hace más de treinta años como una concesión administrativa y que en ella beben café y toman bocatas políticos, funcionarios y visitantes, por supuesto, no se corrigió. El necio jamás se corrige. Está demasiado ocupado vomitando sus pringosas necedades sobre quien le da la gana. Por ejemplo, uno puede estar en contra legítimamente de la venta de los casinos que son propiedad del Cabildo Insular y exponer sus razones. Otro puede estar en contra de que las administraciones públicas deban gestionar casinos y exponer las suyas. Lo que resulta intolerable es que un cargo público actué como un hooligan encochinado y se dedique a vilipendiar y zaherir en las redes sociales a organizaciones y personas que no compartan su punto de vista y/o el de su partido. Y es particularmente grotesco que persista en esta práctica un individuo cuya contribución profesional previa a la sociedad isleña sea perfectamente desconocida por inexistente. Lo que antes se llamaba un caballero sin oficio ni beneficio.

Y no se engañen: no se admite el diálogo. El que discrepa es, sencillamente, un malnacido, un corrupto, un canalla que no merece más que desprecio y una nueva tanda de insultos. Gente como esta ni enriquece la vida política de una institución ni contribuye con sus babosos denuestos a una democracia más activa y saneada, ni colaborará para una mejor gestión pública porque custodian con cariño su enciclopédica ignorancia. Creen que ser de izquierda es la única forma de ser decente; creen que ser de izquierdas es no saber dar una a derechas.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine