Tomando el pulso

Desidia norteña

07.06.2016 | 02:00

N ada más lejos de la realidad, al ver cómo pasan los años y más de lo mismo, por desgracia. Nos gusta llenarnos la boca con aquello de La Laguna, Patrimonio de la Humanidad. Será en la City pero es una pena que exista un olvido permanente en las costas de la misma. Los que de niños han vivido o veraneado en zonas como Bajamar y La Punta del Hidalgo, ven como en la actualidad, ya creciditos y algunos con hijos e incluso nietos, quizás han sido víctimas del famoso timo de la estampita. Mira que nuestros mayores lo dijeron y no sólo una vez, sino varias. Frases como: "Nos tienen olvidados" o "El mayor enemigo lo tenemos en casa y encima nos manda". Esta zona costera pudo explotar de turismo con un gran proyecto pero los que deciden, prefirieron apostar por otro lugar para hacer la futura inversión. Ahora, a día de hoy, vienen los lamentos, pero da pena ver que no existe una simple parada de taxis, el último servicio de guaguas sigue siendo alrededor de las once de la noche, si no llegas a tiempo de coger la guagua, resignación hasta el día siguiente, eso sí, a primera hora, salvo que uno opte por ir, como dicen los jóvenes, a pata. El centro de salud más cercano, en otro pueblo, en vez de tener, como mínimo, uno de apoyo durante el día. Si por casualidad hay desprendimientos, como ya ha ocurrido con las lluvias, La Punta se puede quedar incomunicada en pleno siglo XXI. Proyectos desperdiciados una y otra vez, no realizados. Si se hacen las cosas bien, consensuadas desde el consistorio con el visto bueno de la mayoría de los habitantes, representados éstos por las asociaciones de vecinos, se cuelgan la medalla pero si la cosa no prospera, balones fuera y la culpa es de los ecologistas. ¡Qué pena de costa!, de playa del Arenal, sin unos mínimos accesos sin riesgo, poder comunicar Bajamar y La Punta a pie de mar y no saltando de roca en roca, más ahora que son tan famosas las llamadas vías del colesterol. Es muy triste ver como inmuebles que fueron una referencia, hoy son víctimas de ataques vandálicos, producidos por vándalos a vista de todos los vecinos. Ante esto, la policía cumple y da sus vueltas pero no es suficiente. ¿Llegará algún día, una solución? De momento, resignación ante la evidencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine