Tribuna abierta

¿Para qué queremos una Ley del Suelo?

05.06.2016 | 02:00

M e planteo cuántos años está dispuesto un empresario a esperar para que le den el visto bueno para una inversión. En La Palma, un amigo tuvo la paciencia de aguardar 13 años hasta que construyó su hotel. Está claro que demostró estoicismo y esperanza para llegar hasta el final. Todavía se plantea de dónde sacó tanto aguante para no propinar cortes de manga a todos los que le pusieron pegas durante el proceso.

Cabe preguntarse si las trabas administrativas que nos han regalado nuestros políticos benefician a alguien. ¿Qué consigue el que formula la conocida frase: "esto te lo arreglo yo"? ¿Qué pide a cambio? ¿Solo un agradecimiento? Parece un poco ingenuo pensar que esa maravillosa ayuda sea gratuita€

Si un suelo tiene un determinado uso, ¿qué sentido tiene que se frene hasta la extenuación las intenciones del inversor y se le pongan todo tipo de pegas para que termine hastiado? Esto cuesta entenderlo. A no ser que determinados políticos o funcionarios saquen rédito de esa situación, y que también haya empresarios a los que les interesa que otros no prosperen. Sí, es triste, pero esto también está detrás.
Insisto, si un terreno ya tiene una calificación concreta y el proyecto presentado coincide con ese fin y cumple con los parámetros legales, resulta de locos que se eternice su autorización. Cuestión distinta es que con esta ley se propicie edificar más y se le de barra libre a los alcaldes para que decidan lo que estimen oportuno. Porque yo también defiendo que no consumamos más territorio, que cultivemos más nuestros campos y que rehabilitemos los espacios degradados.

Estos días se ha repetido mucho esa idea de que si los empresarios están contentos, la Ley no puede ser buena para Canarias. ¿Tan mala es la Ley del Suelo para que dos expresidentes del Gobierno de Canarias se posicionen en contra? ¿Incluso para que el eurodiputado Juan Fernando López Aguilar se desmarque de sus compañeros del Partido Socialista del Ejecutivo regional?

No creo quesea más positivo para Canarias mantener lo que tenemos ahora mismo, es decir, una obstrucción permanente a las inversiones. Pensemos, por ejemplo, que uno de los motivos por los que no contamos con más proporción de renovables tiene su raíz en la maraña legislativa. ¿Piensan también que es perjudicial cambiar la situación actual los 110 mil parados canarios que llevan más de 3 años sin encontrar un empleo? Si no se ejecutan nuevos proyectos en esta tierra, ¿dónde trabajarán todas estas personas que ya han impreso su currículum cientos de veces sin ningún fruto?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine