Azul y blanco

Época de reflexión

30.05.2016 | 00:09

A base de frases. Fernando Martínez Maíllo, vicesecretario del Partido Popular (PP), ha dicho: "Quien se acuesta con extremistas, se levanta extremista". También sostuvo que "el chavismo" y el populismo pretendían secuestrar la democracia, controlar los medios de comunicación y también el Poder Judicial. Cualquiera podría pensar, vista nuestra actualidad en los últimos meses, que entre Venezuela y España hay algo más en común que sólo el lenguaje de Cervantes. Sin embargo, nos centramos y pensamos lo siguiente: ¿qué podría pasarle a una persona que se relaciona con un presunto corrupto investigado por ello? ("sé fuerte, Luis").

Alicia Sánchez-Camacho, secretaria primera del Congreso, mantiene: "Rajoy ha hecho muchísimas cosas para defender la democracia en Venezuela". Y Maduro, presidente venezolano, no ha dudado en llamarlo el mayor corrupto de la democracia española. La madura afirmación tiene su miga, pues también encierra el mensaje de que corruptos, a su juicio, ha habido más de uno. Pero nosotros preguntamos: ¿qué habrá hecho Rajoy por Venezuela, cuando aquí ha optado por dejar que nuestros problemas se pudran con el tiempo? Habría que tener barrida la propia, antes de meter la escoba en casa ajena.

Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso, dice: "Para el PP no prescribe nada. Para el PSOE prescribe todo". Por ahora, quien gobierna es el PP, desde hace cuatro años; y unos cuantos meses en funciones. ¿Habrá querido decir que aspira a que prescriba la trama Gürtel, la Púnica, el caso Bárcenas, el Acuamed€? La afirmación toca los extremos. Por tanto, podremos considerar "extremista" a quien la dijo.

Concluimos, en la misma línea, que quien convive con corruptos, corrupto se vuelve; porque ya es sabido que nunca está el madero muy lejos del carpintero.

En lenguaje canario podríamos decir que el conejo me riscó la perra. Rajoy se presentó para mandar. Pero las ristras de chorizos que penden de su cuello amenazan con cortarle la respiración, pero es toda España quien lo paga. De manejar, pasó a ser manejado. De cazador, a cazado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine