AlaContra

Clavijo: "Soy canario"

29.05.2016 | 02:00

Fernando, el presidente canario más joven de nuestra treintañera Comunidad, se dirigirá por primera vez mañana, desde el Auditorio Alfredo Kraus, a los canarios para para felicitarlos. Y digo bien, felicitar, porque eso será lo que hará mañana Clavijo, en un acto siempre utilizado por sus antecesores en el cargo para mandarse unos discursos llenos de humo, que aquello parecía por momentos las hogueras de San Juan en vez del día de nuestra tierra. A los que esperan de Fernando unos apuntes en clave electoral, una disertación sobre lo cojonudo que lo hace el nuevo Ejecutivo o una máster class sobre el REF o la ley del suelo, les advierto que esperen sentados.

Su mensaje será para celebrar que somos canarios, que, tal como marca el calendario, en nuestro día toca felicitar a un buen puñado de gente apasionada que ha sido galardonada por luchar y amar Canarias. Al presidente le toca felicitar y a la vez reconocer públicamente lo valiente que ha sido nuestra sociedad, el aguante que ha mantenido. Actitudes que convierte a nuestra gente en un ejemplo de fortaleza, sobre todo por la entereza demostrada en los momentos más virulentos de esta caótica crisis.

Mañana, Fernando hablará en el Auditorio grancanario siendo consciente de que solo tiene un dato a su favor: el diálogo. Hemos pasado de ocho años de pelea dura, chunga y sin sentido a dialogar y escuchar. Y eso entre instituciones, sean del color político que sean, es fundamental. Clavijo toca puertas, pide permiso y se sienta. Escucha y con su timidez zorruna hace que se escuche a los dos millones de canarios a los que representa en sus reuniones. Es verdad que el presidente es del mismo partido que el anterior, y que el anterior del anterior, y así hasta llegar a Jerónimo Saavedra, que lo fue del PSOE. Es verdad que CC ha tenido mucho el poder y algunos de sus conocidos líderes no sólo han ejercido el poder (que termina desgastando) sino que vivían para la mamandurria. El nuevo presidente ha heredado una malas siglas, más deudas que Grecia y una mala gestión que no endereza ni Amancio Ortega, con todo lo inteligente que es ese hombre. Lo que sí no va en el ADN de Clavijo es la mentira, ni la falta de honestidad. Y esta tierra nuestra merece hombres y mujeres que presidan nuestro destino y el de nuestras familias que sean grandes de verdad y defensores de la honradez.

Se me está yendo la pluma

Pues un fisco sí, pero lo que escribo es lo que todo el mundo sabe. Pero como se trata de un político, no luce bonito. Y como a mí todo me da igual, espeto lo que estimo. Tampoco me lucía bonito mandarme labios para arriba... y yo me los mandé.
Ana Oramas me llamó un día para decirme que quería hablar conmigo. Subí a la Casa de los Capitanes, me sentó en la mesa larga y, con ese tono gobernoso que ella tiene, me dijo: "Fernando Clavijo va a ser el alcalde". ¿Cómo? Dije yo, y ella continuó: "Fernando se queda de alcalde y yo continúo en el Congreso. Si queremos remover o renovar esto (refiriéndose a Coalición Canaria) un fisco, tenemos que hacer cambios. Los hará Perestelo en La Palma; Isaac en La Orotava, que aupará a Linares, y Melchior, que apoyará a Carlos Alonso". Yo le respondí: "Joder, Ani. El problema de Clavijo es que no sabe coronar a una reina, ni ponerle la banda a una romera. ¡Dios, con lo tímido que es, se nos consumirá en cada pregón o gala!". Ana se quedó en silencio un segundo y me respondió: "Es verdad, no corona nada bien, pero sabe escuchar a la gente. Y tiene a La Laguna metida en la cabeza. Para coronar, buscamos soluciones. Tiramos de protocolo. Que coronen Abreu, Plácido Mejías o Blanca Pérez". Tengo que reconocer que acertó. Clavijo, con el tiempo, incluso aprendió a mandar coronas que era un gusto verlo.

Quitar coronas

Coronar al final sería cosa fácil, solo era cuestión de práctica y tiempo, pero ¿quitarlas? Defenestrar atronadas reinas no sería tarea fácil. Esas eran ya palabras mayores. Nadie de ninguna organización o casta política, con o sin fundamento, iba a permitir que un karateca lagunero, concejal de música venido a más y convertido en alcalde, ganara en una sola partida el campeonato regional de envite.
Y esa sí que fue una prueba dura para Fernando. De frente, el ahora presidente y del otro lado el que lo fuera antes, asesorado por Karpov y Kasparov, que no entendían ni papa de envite, pero que, al ser rusos, venían bien porque daban un puntito de estrategia.
Con todo eso y más, Fernando le arrebato la corona, y, justo cuando se la iba a imponer a Ani, los caballeros que se sientan en la gran mesa redonda decidieron que, tras la victoria, quien debía de portar la corona sería el. Y ahí el pequeño ruiseñor de el Sauzal la lío parda.

Culo inquieto

He visto a Clavijo venirse abajo cuando el caso Corredor estalló cinco minutos antes de unas elecciones. No es por ser atravesados, pero qué casualidades: ¡qué cosas! He visto a Fernando aguantarse, retorcerse contra el suelo hasta no poder más y, cuando la mayoría lo daba por perdido, levantarse con la cabeza erguida para pelear justamente por lo que creía hasta demostrar su inocencia.
Este presidente, lo digo yo que algo lo conozco, es más atravesado que el otro. Pero con la diferencia de que Fernando va de frente, lo ves venir, y la deslealtad no está entre sus habilidades.
Es un culo inquieto. No puede parar. El despacho del búnker solo le sirve como un paso más, porque sabe que el diálogo y el movimiento son las únicas armas que le ayudarán a conseguir el objetivo de enjaretar Canarias. No siempre le saldrá bien, pero casi siempre sí. Y eso en una Canarias abocada al casi siempre no es mucho. Yo diría que es cojonudo.

Porque lo escribo

Escribo porque me da la gana y porque en este diario me dejan hacerlo de quien me da la gana. Casi siempre largo por aquí una retahíla de chismes que tienen que ver con todo: política, empresa y sociedad canaria. Hasta deportes, siempre que mi buen amigo Manoj Daswani me pasa alguna balinada. A veces, me cruzo con los temas que me propone el bueno de Daniel Millet, que de vez en cuando me da un hueso y me tiene hablando solo durante una semana... hasta que surge la idea, como cuando se empeñó en que escribiera de los concejales laguneros que se había ido de meadilla juntos en medio de una sesión plenaria. Y ha llovido desde entonces, sí el agua ha corrido, después de aquella colectiva micción. La mayoría de los domingos me gusta largar sobre lo que a la gente le preocupa y convierto los testimonios que me cuentan en auténticos obuses que disparo desde esta plataforma informativa, que no entiende de guerras sino de victorias para nuestros lectores.
Y hoy quería escribir sobre Clavijo, del que no he dicho nada que ya la gente no supiera; karateca, tímido, leal, de Coalición (pero limpiando la casa por dentro), dialogante, inquieto€
Mañana Fernando se acercará al atril y, con un respeto envuelto en su particular timidez, largará por el micrófono aquello de: "Felicidades Canarias", seguido de un contundente "soy canario", que es, sin duda, la mejor manera de celebrarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine