Editorial

La industria canaria 'saborea' el éxito

22.05.2016 | 02:00

El Gobierno de Canarias incluirá en los próximos presupuestos una partida específica para apoyar la campaña ´Elaborado en Canarias´, una de las históricas reclamaciones de la Asociación Industrial de Canarias (Asinca), que nació con la única pretensión de animar el consumo de productos de la tierra para aminorar la dependencia del exterior y para incentivar a los productores locales. El consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Ejecutivo autónomo, Pedro Ortega, fue el encargado de avanzar el "notición" -como lo definió el presidente de los industriales, Pedro Calvo- aunque no comprometió cantidad alguna. En todo caso, cualquier implicación institucional será aplaudida por una asociación que ha luchado en solitario por esta iniciativa en unos años especialmente duros por la repercusión de la crisis en el sector.

El consejero, que durante muchos años, por su condición de industrial, fue agente activo de esta reivindicación, adelantó su intención ante la asamblea general celebrada recientemente en Tenerife: "Ha sido un esfuerzo que el sector ha hecho, hasta el momento, en solitario, y ese logo de los ´pajaritos´ -en referencia al logo que ilustra la campaña- que todo el mundo reconoce, ese que se relaciona con la identidad de un producto elaborado en Canarias, necesita el apoyo del Gobierno, y lo va a tener sin duda alguna", explicó.

La trascendencia de la producción local viene acompañada de cifras que reflejan una realidad a veces desconocida: en ella subyace empleo estable (más de un 85% de los trabajadores no están sujetos a temporalidad laboral), cualificado y con salarios por encima de la media intersectorial. La marca colectiva ´Elaborado en Canarias´ tiene ante sí el reto de seguir generando empleo y de enriquecer la economía isleña, centrada fundamentalmente en el sector servicios, y de ayudar a su diversificación y modernización. La campaña engloba los productos que han sido totalmente producidos o transformados en las Islas o que han sido objeto de operaciones productivas y de manipulación, y cuyo resultado implica una modificación de sus características esenciales. En los últimos años, con modernas instalaciones y la asunción de nuevas tecnologías, la industria agroalimentaria del Archipiélago ha dado un salto de calidad y se ha convertido en un complemento fundamental del sector primario. En Canarias los subsectores más importantes son la panadería y pastas alimenticias, la fabricación de bebidas, las industrias lácteas y las industrias cárnicas. Todas ellas representan más del 78% del total, según datos de la Consejería.

La industria canaria está despertando de un letargo de años y precisa, para mantener la senda del crecimiento, el apoyo administrativo e institucional, de ahí la importancia de la implicación del Gabinete de Fernando Clavijo con el sector. En pleno ´boom´ turístico, el empleo en la industria creció un 15,3% en el primer trimestre de este año con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 5.200 trabajadores, según recoge el informe sectorial del primer trimestre de 2016 elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, que apunta también que la producción industrial cayó un 0,8%.

Ante estos datos, es imprescindible redoblar los esfuerzos para consolidar la recuperación de la actividad industrial, no solo porque es el sector que crea más empleo estable y remunerado, sino porque es estratégico y vital, al generar economías de arrastre sobre el resto del tejido económico de las Islas. El Gobierno debe seguir apoyando la industria local, que representa un 4% del PIB, no solo para que tenga mayor capacidad de penetración en el mercado local, sino también en el nacional e incluso en el internacional.

La industria presenta un enorme potencial para seguir creciendo, pero es necesario reforzar la imagen de los productos elaborados en Canarias para así garantizar su sostenibilidad en el futuro. Como colofón a estas políticas, es necesario seguir trabajando para establecer mayores sinergias y complicidades entre los distintas actividades económicas. Máxime en una tierra en la que los condicionantes geográficos convierten en una heroicidad la puesta en marcha y el desarrollo de instalaciones industriales. Su potenciación y apoyo desde todos los ámbitos es incuestionable si realmente queremos mantener y desarrollar en la medida de nuestras posibilidades un sector estratégico con el que contribuir a diversificar la economía del Archipiélago y a promover un mayor nivel de empleo estable y de calidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine