Hablando en plata

Nuevo bipartidismo

21.05.2016 | 02:00

U no de los argumentos más utilizados en los dos últimos años por parte tanto de Ciudadanos como por Podemos ha sido el de acabar con el bipartidismo, aquel formado por el Partido Popular y el PSOE los cuales se han repartido el poder en los últimos 35 años de democracia. Sin embargo, tras el sonoro fracaso en las últimas negociaciones donde los líderes de las cuatro formaciones mostraron su incapacidad, sus pocas ganas de ceder en algunos de sus postulados y en algunos casos su supina ignorancia, algo sí que ha cambiado. Con el paso de los días hemos venido observando un curioso proceso que no es otro que la vuelta a un tipo de bipartidismo. Por un lado, Podemos entregando cerca de 6 diputados a un partido "irrelevante", así calificó el diputado de la formación morada, Alberto Rodríguez, a Izquierda Unida, no se sabe muy bien a cambio de que, e intentando convencer al PSOE para formar un bloque de izquierdas con el único fin de desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa. Por otro, tenemos a Ciudadanos intentando alcanzar acuerdos con todos, buscando sus sillones, aunque sean dos, pero acercándose un poco más al PP, al cual hasta hace poco calificaba de vieja política, de la cual, por cierto continúa renegando.

Finalmente, de nuevo tenemos dos bloques, la izquierda y la derecha, progresistas y conservadores, socialistas y liberales, incapaces todos de hacer lo único que le hemos pedido los españoles que no es otra cosa que llegar a acuerdos para sacar a nuestro país de la situación en la que se encuentra. Poco parecer importar el pactar con la vieja política cuando de carteras se trata, da igual que uno pertenezca a un partido que según un juez se ha financiado irregularmente los últimos 18 años, o si otro tiene a dos de sus pesos pesados imputados por el Caso de los ERE, al final de lo que se trata parece ser, es en continuar con el espectáculo con en el circo en el que se ha convertido la política en España, basada en las descalificaciones personales delante de las cámaras, pero en el compadreo detrás de ellas.

Este 26 de junio tendremos que ir de nuevo a votar, no se sabe muy bien para qué porque el mensaje ya lo conocemos, pero ahí estaremos otra vez la mayoría de los españoles, cumpliendo con nuestro deber para que algunos puedan seguir en la política porque debe ser que 20 o 30 años son pocos, y no vaya a ser que eso de la regeneración solo sea cosa de las marcas de cosmética. España se merece unos políticos que estén a la altura de la sociedad a la que se dirigen, a la misma que les han exigido recortes, mientras la mayoría de ellos sigue en sus castillos de cristal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine