A flor de piel

Mayo y Euromelanoma

12.05.2016 | 16:28

Mayo es el mes dedicado al cáncer de piel y coincide con las actividades del Euromelanoma, campaña europea orientada a promover la concienciación, la detección y la prevención del cáncer cutáneo. El Euromelanoma nació en Bélgica, en el año 1999, y desde entonces se ha ido extendiendo a lo largo de los años al resto de Europa, hasta el punto de que ya son 33 los países en los que se ha implantado esta bonita campaña. Cada año los dermatólogos que participamos de forma altruista en ella realizamos una serie de diferentes actividades enfocadas a concienciar a la población, a la comunidad científica y a las instituciones de la importancia de la prevención y del diagnóstico precoz del cáncer de piel. Y aunque la finalidad de la campaña es siempre la misma, cada año se realizan diversas acciones que culminan con las jornadas de evaluación de Euromelanoma, que consiste en la visita a los participantes que se hayan adherido a la iniciativa, sin que suponga ningún coste para estos. Hasta la fecha ya se han realizado más de 450.000 exámenes de piel gratuitos y esta cifra aumenta cada año. Es una oportunidad para facilitar el acceso al especialista dermatólogo.

Conviene recordar que los tumores que afectan a la piel son los más frecuentes entre la población y su diagnóstico suele ser sencillo, ya que pueden percibirse fácilmente a través de la vista. Aunque clásicamente los más afectados son los mayores de 50 años, en realidad puede aparecer a cualquier edad. De hecho, en los últimos tiempos han aumentado los casos entre pacientes más jóvenes. La radiación excesiva de ultravioletas ( UV ) es el factor de riesgo más importante de cáncer de piel, ya sea la radiación natural del sol o bien las fuentes artificiales, como las cabinas de bronceado. A propósito de estas últimas, la Organización Mundial de la Salud ( OMS ) ha publicado que las cabinas de bronceado actúan como carcinógenos demostrados, lo que significa que son sustancias que provocan cáncer, por lo que desaconseja su uso y en algunos países se han prohibido a los menores de 18 años. Los rayos UV penetran en la piel, la dañan y sus efectos nocivos muchas veces aparecen después de largo tiempo. El número de tumores cutáneos está aumentando considerablemente en las últimas décadas. En gran parte está justificado por los hábitos de exposición UV pero también por el envejecimiento de la población. Este incremento, en realidad, es mucho mayor de lo que reflejan las estadísticas oficiales ya que, no todos los casos de cáncer de piel se incluyen en el registro de tumores. Por suerte, conviene recordar que en la mayoría de los afectados la curación es posible simplemente a través de la cirugía del tumor. Para ello es importante un diagnóstico temprano pero los pacientes en ocasiones no consultan hasta que el tumor lleva meses, o incluso años, complicando de este modo el abordaje terapéutico y en ciertos casos hasta su pronóstico. Esta es una de las razones por la que los dermatólogos insistimos mucho en un gesto tan simple como es revisarnos de forma periódica nuestra piel, de arriba a abajo, ayudándonos de un espejo para poder observar también las zonas menos accesibles. De igual manera, es importante recordar que no todas las lesiones aparecen en las zonas expuestas al sol o en las visibles. Así que una acción tan sencilla como la de examinarnos nosotros mismos puede salvarnos la vida. A pesar de que todo el mundo tiene manchas en la piel, que forman parte del proceso natural del paso del tiempo y que en muchos casos no son relevantes, a veces, pueden ser signo de algo más preocupante. Por eso, ante cualquier duda, es mejor asegurarnos siempre y consultar al dermatólogo.

Mayo es el mes del cáncer de piel. Y tú, ¿ te has revisado la tuya?.

dermatólogaveronicadiaz.es

info@derma-vd.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine