Zigurat

Otra muy diferente ciudad

07.05.2016 | 02:00

Q uienes conocieron y admiraron la efervescencia turística de los años sesenta vuelven a aplaudir. Como referencia, la histórica ciudad del Puerto de la Cruz, recientemente apoyada por el Cabildo Insular y el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz para dotarla de un necesario y más que merecido muelle deportivo y pesquero. A este proyecto, ¿se le podría incorporar el establecimiento en Tenerife [Puerto de la Cruz] de la ´Residencia de invierno para intelectuales y artistas´?, preconizado hace muchos años por el competente arquitecto italiano, profesor, historiador y crítico de arte Alberto Sartoris (1901, Turín, Italia-1998, Pompaples, Suiza), en afortunada complicidad con el destacado pintor canario-sueco Eduardo Westerdahl Oramas (1901-1983, Tenerife), organizador de la Primera Exposición Surrealista en Canarias, 1935, quien, establecido en Suiza, huyendo del fascismo, llegó a ser amigo del famoso arquitecto helvético Charles Le Corbusier. En tal sentido, importante y necesario leer el artículo de María Isabel Navarro Segura, El museo como islario estético (Colección de Arte del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, Museo de Arte Contemporáneo Sala Eduardo Westerdahl, VV AA, Tenerife, 2001), texto que podría contribuir, entre otros, a una mejor y más atinada concepción de la pequeña perla atlántica que es la ciudad del Puerto de la Cruz, pionera en la fecunda tarea turística de Tenerife y de Canarias, junto a Las Palmas de Gran Canaria, respectivamente. Otro de los proyectos ya se ha concretado en el Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl del Puerto de la Cruz (sito en la Casa de la Real Aduana), pero continúa, entre expectante y más que posible, la ya citada ´Residencia de invierno para intelectuales y artistas´. Según consta muy recientemente en la prensa (la opinión de tenerife, M. Plasencia, páginas 1-3, Tenerife, 30/04/2016, por ejemplo), se abren nuevos retos, propugnados por Wolfgang Kiessling, presidente de Loro Parque, y que consiste en ir incrementando la riqueza faunística generada en por un entorno que le resulte familiar a los animales como el del portuense Loro Parque. Sin embargo, de mucha y vital importancia cultural y humana la Residencia concebida para Tenerife por Alberto Sartori; desoír tal propuesta supondría la más insólita dejadez, máxime en una ciudad en la que nacieron Agustín de Betancourt y Molina, Tomás de Iriarte, José Agustín Álvarez Rixo, Agustín Espinosa o Telesforo Bravo, entre otras figuras intelectuales y hacedores creativos. Tal propósito estaba precedido para la Maison des Artistes de La Sarraz, Suiza, y posteriormente otro proyecto concebido para Santillana del Mar, Santander (art. cit., páginas 41-47).

Entonces, aplaudir que se logre el muelle deportivo y pesquero de Puerto de la Cruz, también posibilitar, inexcusablemente, el que es todo un atinado proyecto, el del ingenioso arquitecto Alberto Sartori.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine