Tomando el pulso

Palabritas de amor

26.04.2016 | 02:00

Desde luego, si hablamos de la variedad de palabritas con un ligero toque de amor, tenemos un abanico de posibilidades e incluso de diversos tipos. Palabras de esas que no pasan desapercibidas, a veces por sinceras, graciosas e incluso, cursis a mano poder.

Empezamos con los italianos y el tradicional Amore mío, que dicho sea de paso no significa que por tener esta nacionalidad, el camino esté despejado. Les pasa lo mismo que los argentinos, que con su tono, dejan a más de una sin palabras. Como en todos sitios, podemos encontrar de todo, desde grandes personas a perfectos cuentistas que el tiempo, sin duda, pondrá en su sitio correspondiente, pero mientras, a disfrutar de la vida, que son dos días. Seguimos con "Amor", amor para aquí, amor para allí€ ¡qué relajo! En diminutivo recurrimos al típico "Amorcito", cargado como poco, de cariño. Pasamos al aspecto, en general y nos encontramos con "Lindo", "Ojitos" o incluso "Gordi"€¡qué bonito! Si se fija uno en la forma del pelo, se recurre al nombre de "Ricitos" o "Rulitos". Si sabes inglés y buscas pareja, qué mejor que Darling, que suena a agencia de posibles noviazgos. Un poco más salido de tono o considerando la pasión de alguno por el sexo femenino y no conformándose con una sola relación, sale a la luz la figura del Playboy. Referido a la personalidad, está el de "Tigre" y no de bengala, "Cerebrito", haciendo alusión a la memoria e inteligencia, "Fortachón", marcadito por las horas de gimnasio y finalizando, si reúne todas las condiciones, a llamarlo "Supermán" o "Tarzán", que ya es el no va más. No olvidemos los adjetivos considerados tiernos, como "Chiqui", un querer y no poder, "Vida mía", cursi de todas, todas, tal y como, "Cari", "Nené" y "Cuqui", que vale para todo cuando no se sabe qué decir, pero gusta. Si es amante de los animales, qué mejor que "Osito" o "Bichito". A nadie le amarga un dulce y se recurre a "Pastelito", "Bizcochito"o "Chocolatito", todos ejemplos empalagosos. Si nos acordamos de Los Picapiedra, lo mejor es aquel famoso piropo de "Cuchy cuchy". Por "Milloneti", conocemos al que se las da de tener, cosa que en estos casos, habría que verlo y expresar aquello de: "Se le ve el plumero a lo lejos" o aún mejor, "te conozco mascarita". En fin, que cada uno utilice el que crea conveniente para cada ocasión, eso sí, bajo su responsabilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine