Tomando el pulso

Bares limpitos

19.04.2016 | 02:00

E so es lo que uno desea encontrarse cada vez que frecuenta uno de estos locales. La verdad es que hay de todo tipo y la decoración o la apariencia, una vez dentro, no tiene nada que ver con la limpieza. Existen instalaciones que son un horror, de esas que no invitan a entrar pero están en perfectas condiciones de higiene. Uno llega a un bar y lo que quiere es que sea acogedor, te traten bien, te sientas como en casa pero con gente alrededor con un tema de conversación o simplemente cada uno a lo suyo, consumiendo sólo o leyendo el periódico al mismo tiempo. Un día te da por observar y ves muchas cosas. Las buenas las celebras y las malas las comentas con los empleados y dueños con el riesgo que no acepten tu crítica constructiva o la de los más inteligentes, cogiendo el toro por los cuernos y tomando cartas en el asunto en la mayor brevedad posible. La verdad que hoy en día sanidad se encarga de supervisar casi todo y no la totalidad porque eso supondría estar en el inmueble un día completo. Por consiguiente, visita para comprobar que se cumplen las normas o en el peor caso por las denuncias de los usuarios. Los clientes no denuncian pero se entristecen cuando ven que otros, que están de paso, lo hacen y con razón, al pasar el tiempo y los que tienen que tomar decisiones no mover un dedo ante la presunta evidencia de determinado caso. Hoy en día, los bares y su entorno han cambiado a mejor. Vemos un personal uniformado atendiendo, otro limpiando todo, incluido los baños, lo más importante, relucientes. Las tablas de trabajo seleccionadas, blanca para el pan, verde para frutas y verduras y roja para carnes, la madera desapareció. Las monodosis de leche condensada sustituyen a aquella máquina dosificadora difícil de limpiar así como el llamado biberón, las de sal y pimienta y las de azúcar blanca o morena, sacarina o edulcorante. También para el aceite y vinagre junto con las botellitas no rellenables. La cafetera y la plancha si se limpian varias veces al día, mejor. No olvidar la eficaz desinfección del local a vista de todos ya que no es agradable una reunión en presencia de bichitos que por desgracia nunca pasan desapercibidos. En fin, los bares bien limpitos para beneficio de todos, propietarios y clientes, éstos con razón, los más importantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine