Tomando el pulso

Impotencia ciudadana

12.04.2016 | 02:00

Y a han pasado unos meses desde las elecciones generales y a día de hoy vemos cómo cuesta tener un gobierno constituido y, de conseguirlo, el daño ya está hecho. Desgraciadamente, los ciudadanos están asistiendo a un peliculón de todas las formaciones. Todos los que tienen escaños, para destacar, se apuntan a un bombardeo. Ofrecimiento por aquí y por allí, te digo y me dices, te prometo y me prometes, te doy y a cambio me das, sin llegar a un fin y de llegar, no sirve para nada. El gran error interesado de algunas partes, que presuntamente no saben ni sumar, es la lectura de los resultados, contrario a la voluntad popular. Si uno observa de forma detenida y coherente los resultados, los ciudadanos han querido que gane una formación política, pero con una ligera variación, que pierda la mayoría absoluta. El pueblo dejó claro que no es partidario de rodillos de ninguna formación. Los que hasta el día de hoy son el mayor partido de la oposición, con los peores resultados de toda su historia, a la vista de los mismos, no ponen el cargo a disposición del partido, tal y como lo han hecho los anteriores con mejores números. Aparecen las llamadas fuerzas emergentes y son muchos los que se preguntan: ¿Por qué consiguen estos magníficos resultados? Llegar y besar el Santo. Es muy sencillo, los ciudadanos están cansados de los mismos, que con tal de gobernar, son capaces de lo imposible. Por si fuera poco, estos partidos son dos y no uno, ¿Alguien lo duda? Todavía los de siempre se preguntan por qué han perdido tantos votos y a dónde han ido, hipocresía en estado puro. ¿Habrán hecho algo mal? Además, los ciudadanos soportando la incapacidad de sus representantes a la hora de formar un gobierno, con el coste que ello conlleva. ¿A quiénes hemos votado? Ni qué decir, como haya que repetir las elecciones, más gastos, y todo porque los caprichosos encargados de hacer los deberes, como que no. Mientras, ocho de cada diez españoles opinando que la situación del país es mala o muy mala y lo que es peor, con pocas expectativas. Ruedas de prensa a diario para nada, precaución con lo que se dice, porque la realidad no es otra sino que nadie quiere moverse, por si queda mal en la foto. En fin, con lo visto, reflexionemos en manos de quiénes estamos, por si repetimos comicios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine