Azul y blanco

'Canarian Papers'

11.04.2016 | 02:00

E ste país, cuna de la picaresca, no puede permitirse aflicción por ver a algunos de nuestros más ilustres en la conocida "lista de Panamá". Sin olvidar la eficacia de la presunción de inocencia desde el principio, nuestra Hacienda ya ha anunciado que se va a emplear a fondo, caso por caso, para determinar si hay delito fiscal. Siendo así, y mientras llega la próxima "amnistía" (fiscal), estamos bien tranquilos. Bien sabe este pueblo contribuyente, sin posibilidad alguna para zafarse, que estamos en las más independientes manos. Así, una víspera navideña, lo dijo Juan Carlos Rey: "Todos somos iguales ante la Ley".

Lejos de entrar, por tanto, en depresión, nos venimos arriba. Que destacados compatriotas, como familiares de altas instituciones estatales, deportistas de élite, políticos o renombrados del mundo de la cultura estén en esa lista, es una oportunidad que hay que explotar de inmediato.

Como medida urgente, de política financiera, nuestro ejecutivo ha de conseguir una zona offshore en Canarias. Dar forma a los futuros Canarian Papers haría que los ricachones españoles no sintieran la necesidad de sacar sus capitales, ávidos de tributación disminuida, fuera de nuestras fronteras.

Es la Graciosa, última en incorporarse al acervo del leguaje político e igual de importante, el lugar perfecto para montar, virtualmente, la sede para residenciar miles de millones a muy baja o nula tributación. No preguntaremos, de entrada, de dónde vienen. Estaremos centrados, en un primer estadio, en atraer clientela y hacernos con una buena cartera; del nivel de la de Panamá ya famosa, por ejemplo.

Es una nueva forma de diversificar nuestra débil y quebradiza economía: no es seguro, basada casi en su totalidad en el turismo, depender del terror de los vecinos competidores para asegurarnos el lleno. La riqueza financiera se erige, pues, en potente alternativa. El objetivo último es conseguir que para lavar dinero, esquivar sanciones y evadir impuestos no haya que salir de casa. Así, mientras juegan a lo que quieren, se sabrá dónde tienen guardado su oro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine