Retiro lo escrito

Un post humanitario

02.04.2016 | 02:00

A menudo, y no sin falta de razón, se acusa a los supuestos representantes de la nueva política de que su novedad se limita precisamente a sus medios de difusión y propaganda, básicamente, de su brillante gestión de las redes sociales como instrumento estratégico y no como una herramienta menor y de interés limitado. Pero también existen ejemplos de lo contrario: la vieja política utilizando viejunamente las redes sociales, que repentinamente se transforman en un espejo que refleja las llagas y cicatrices de lo agotado: cinismo, egotismo y una voluntad de manipulación tan obvia que parece un chiste.

Ayer un amigo me señaló un ejemplo magnífico de lo que les cuento: un post del diputado y secretario general del PP de Canarias, Asier Antona, que, entre otras curiosidades, es el palmero menos palmero que he conocido jamás. No es que sea un palmero singular -uno de los rasgos del palmerismo es que todos los palmeros son palmeros con una chocante singularidad- sino que Antona podría ser de Teruel o de Gerona y no le extrañaría a nadie. A los palmeros tampoco. En fin, que el señor Antona publicó el susodicho post en su muro de Facebook con el siguiente texto: "Acabo de atender a una mujer en la Palma (sic) con una situación familiar dramática, insostenible y desesperante. Durante la conversación me dice: ´acudo a ti porque no eres político sino humano€´ Mi reflexión es ¿tan necesaria está la política de ser humanizada?". Sinceramente uno no sabe qué admirar más: si la modestia cristalina de que hace gala Antona -que es humano, quizás demasiado humano- o su casi inapreciable prudencia. Porque, obviamente, el diputado no quiere que se le acuse de exagerar, pese a su acendrado humanitarismo, y tal vez por eso aclare al principio que "atendió" a la desdichada ciudadana que se le acercó segura de que bajo la corbata gucci late un verdadero corazón. Le atendió, es decir, escuchó su terrible problema, porque escuchar a la gente siempre es útil para algo, por ejemplo, para escribir un post como humilde autohomenaje en tu muro de Facebook.

Y luego está la simpleza. Esa simpleza que San Francisco de Asís sabía que anidaba en las almas buenas y generosas del rebaño de Nuestro Señor Jesucristo. Esa forma de abrirse al análisis (mi reflexión es€) y esa pregunta que sin remedio te hiere como una saeta de lucidez y de denuncia. Claro que en realidad la política está humanizada. No existe política entre las cucarachas ni entre los mandriles. Y una de las reacciones humanas más acendradas y comprobables es abrillantar la bondad propia con anécdotas prestadas. Vieja política, sí. Aburrida, misérrima y sobre todo ejercida desde la suposición de la idiotez consuetudinaria del público.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine