Artículos de historia

Centenario de un observatorio meteorológico

01.04.2016 | 23:30

La historia de la meteorología en Canarias responde a toda una serie de hitos que permiten comprender su evolución y consolidación en el panorama actual. La imagen del Archipiélago y, esencialmente, la inigualable figura del Teide, comenzó a interesar a los científicos desde el siglo XVII, existiendo diversas investigaciones que demuestran el interés de la Royal Society de Londres por organizar una expedición a la isla con la finalidad de realizar toda una serie de estudios en el pico del Teide. Sin embargo, un impulso importante para la ciencia en Canarias se vendría a generar durante los siglos XVIII y XIX. En efecto, durante tales siglos Canarias fue visitada por todo un conjunto de viajeros atraídos por las características del clima o la realización de estudios científicos, geológicos, cartográficos, botánicos, astronómicos y antropológicos. Tales viajeros no dudaron en relatar todo aquello que veían ante sus ojos, dejando por escrito toda una serie de testimonios que servían de estímulo e impulso para aquellos que pretendían llegar hasta nuestras islas. En ese contexto, se generaron múltiples comentarios en los que diferentes viajeros y estudiosos del ámbito canario señalaban la necesidad de establecer un espacio adecuado para la observación metereológica en el Teide, siendo significativo que prácticamente la totalidad de los viajeros que llegaban a Canarias se preocupaban por realizar descripciones sobre las características meteorológicas.

En ese marco podríamos destacar la interesante idea planteada en 1847 por los franceses Arago y Duperray, que apostaron por la posibilidad de crear un centro de observaciones meteorológicas en Tenerife, contando con la colaboración del ilustre naturalista Sabine Berthelot, por entonces cónsul de Francia en la isla tinerfeña. Desgraciadamente, ante las circunstancias derivadas de la revolución francesa de 1848, todo quedaría en un proyecto que nunca se materializó, tal y como destacan Emilio Cuevas y Fernando de Ory en su artículo Investigación científica y cambio climático, resultado del ciclo de conferencias desarrolladas en 1997 bajo el lema 5 siglos de ciencia en Canarias. Tras ese intento surgieron muchos otros, siendo significativa la estancia en el pico de Tenerife del científico Charles Piazzi Smith. Su presencia marcará un punto de inflexión en el campo de la ciencia en Canarias, pues "es el primer investigador que se establece de forma permanente en el pico, haciendo las primeras observaciones meteorológicas y astronómicas sistemáticas" según señalan en la misma ponencia Emilio Cuevas y Fernando de Ory. Para el ilustre científico británico, el Teide representaba el espacio más idóneo para realizar sus investigaciones, amparándose en el principio establecido por Isaac Newton de realizar observaciones por encima de las nubes. Una aportación que corrobora el profesor universitario, historiador e investigador Nicolás González Lemus en obra El Teide y la aventura astronómica en Canarias. Charles Piazzi Smith y el nacimiento de la astronomía isleña. 150 aniversario. 1856-2006.

A ese hecho se une una larga nómina de tempranos visitantes que destacaban la luz y la insolación, así como la pureza de la atmósfera de las Cañadas del Teide, siendo el doctor británico William Marcet el primero en estudiar las condiciones climatoterapéuticas del lugar desde una perspectiva médico-turística, según expone González Lemus en su obra La Expedición Alemana de 1910 a Las Cañadas del Teide. Turismo de salud y clima de montaña, generándose, a la par, la visita de múltiples investigadores con la finalidad de buscar un nuevo emplazamiento para la construcción del tan ansiado y reclamado observatorio meteorológico.

Partiendo de esos antecedentes y otras experiencias, por fin, se inauguran las observaciones desde el nuevo y flamante observatorio meteorológico en el año 1916, emplazado en la montaña de Izaña, realizándose a partir de entonces todo un conjunto de avances en el ámbito de la investigación atmosférica esenciales para la ciencia y la cultura en Canarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine