Azul y blanco

Ideas claras

27.03.2016 | 23:37

S obre las ocho de la noche del 11 de marzo, el Auditorio de Tenerife acogía la toma de posesión de la nueva Junta del Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife. El marco era incomparable; con el Castillo de San Juan a un costado, el sonido del beso de la ola contra sus centenarias paredes y un aire cálido, impropio de un invierno que fenecía. Frente a un aforo completo, entre autoridades y público, se encontraba Victoria Ortega Benito, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española. El decano saliente, Víctor Medina Fernández-Aceytuno, se sentaba a su derecha y un asiento vacío quedaba a su izquierda. Se reservaba para el nuevo decano, José Manuel Niederleytner García-Lliberós, quien lo ocuparía tan pronto formulara juramento.

Victoria, con mirada directa y tono firme, enfatizó la revolución que supone desterrar el papel en la Administración de Justicia. Se trata de ganar en agilidad y reducir los costes del proceso. Sin embargo, añadimos, poca sensibilidad mostró el Gobierno de Canarias cuando ignoró la imprescindible formación previa de los funcionarios y no tuvo en cuenta que el actual sistema, Atlante, permite la notificación telemática a Procuradores. Sin abogado(a) no hay Justicia: su papel es, socialmente, imprescindible.

José Manuel, decano, comenzó por agradecer la labor de la Junta saliente. Reivindicó la proyección social del/la abogado/a.
Ello nos hizo pensar en la necesidad de una Justicia dotada de recursos necesarios para lograrlo. Entonces, controlaría mejor al Poder Ejecutivo: ya no interesa. Será antes prioritario trincar al desgraciado que no declaró 500 euros de un "cáncamo".

Mediaría para evitar retrasos en los abonos de los servicios de oficio e incidió en la necesaria protección a los más vulnerables, quienes comienzan a ejercer, en un contexto económico de incertidumbre.

No cabe sino desear a Victoria y José Manuel, cabezas de sus respectivos equipos, toda clase de suertes en sus responsabilidades. Será para bien de una profesión necesitada de ser dignificada; finalmente para bien de la sociedad a la que sirve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine