Tomando el pulso

Creencias vacacionales

22.03.2016 | 02:00

L a verdad y siendo sincero, más de uno sin empezar a trabajar ya está pensando en las vacaciones. Llegamos el lunes a cumplir con el compromiso laboral pero la mente ya está puesta en el conocido como "Finde". Si lo ves muy lejos, se pasa al llamado plan B y se dedica uno a contar las vivencias del anterior. Pasan los días y allá por el miércoles, te engañas para así animarte, empezando a contar los días que faltan para dar por finalizado el trabajo semanal. Dependiendo del sector laboral donde se trabaje y sin olvidar el día libre, son laborables sábados o domingos. Los sindicatos, avispados como siempre, se preocupan de esos cálculos acordados previamente, de jornada de ocho horas diarias y la suma mensual. Muchos sienten envidia por los días festivos que tiene por ejemplo el sector de la enseñanza, quizás por el estrés acumulado por trabajar en muchos casos con lo mejor de cada familia. Largas vacaciones de Navidad, más tarde la vista puesta en los Carnavales o Semana Blanca, otra semanita donde grandes y pequeños aprovechan para hacer sus pinitos en las pistas de esquí y más de uno darse un homenaje gastronómico. El equilibrio, con tanto equipo deportivo encima, como que no es lo más importante pero el hecho de presumir, eso no tiene precio. Donde quiera que vayas, cuentas la experiencia sí o sí. No ha terminado de desfilar la última comparsa y ya está saliendo el primer paso de Semana Santa, otra semanita que no se puede desaprovechar. Llegan las prisas, lo que no se ha podido dar y explicar en el cole, se hacen fotocopias y lo estudias porque puede entrar en el examen. Todo es la consecuencia de tanto día festivo durante el año y el que no lleve sus cosas al día, pasará verdaderos apuros para salir airoso. Dicho lo anterior, destaca como los que presumen en voz alta de ateos, no dejan de celebrar las fiestas religiosas como la El Pilar, el Dia de Todos los Santos La Inmaculada Concepción, La Navidad y la Semana Santa. No creen, pero como hay vacaciones detrás, ¡me apunto! En fin, hay que creer en todo tipo de vacaciones y si no, que se lo digan a los que carecen de empleo y son obligados por calendario laboral a celebrar el Primero de Mayo, día del trabajador, situación que no se corresponde con la realidad. ¡Qué cosas!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine