Espacio jurídico 

Videovigilancia en la empresa

19.03.2016 | 02:00

Es suficiente el distintivo informativo de "Zona Videovigilada" en las empresas para obtener imágenes justificativas del despido de un trabajador? Una reciente sentencia del Tribunal Constitucional recoge que la instalación por una empresa en la entrada de uno de sus establecimientos del distintivo informativo de "Zona videovigilada" cumple con los requisitos legalmente previstos para la captura y tratamiento de esos datos obtenidos y fundamentar el despido del trabajador.

Los hechos objeto de enjuiciamiento fueron que la empresa, ante las sospechas de que en la tienda y en la caja del establecimiento donde el trabajador prestaba sus servicios, se estaban produciendo múltiples irregularidades, la empresa instaló una cámara de videovigilancia en la tienda donde aquella prestaba sus servicios para que controlara la caja donde trabajaba. La cámara se instaló, sin comunicarlo a los trabajadores, si bien en el escaparate del establecimiento, en un lugar visible, se colocó el distintivo informativo. Días después se comunicó a la demandante su despido disciplinario porque, según reflejó la carta de despido, se había venido apropiando de efectivo de la caja de la tienda, en diferentes fechas y de forma habitual. El trabajador presentó demanda de despido, solicitando la declaración de nulidad del despido por atentar contra su honor, intimidad y dignidad, y subsidiariamente la declaración de improcedencia. El Juzgado de lo Social desestimó la demanda y declaró procedente el despido.

La LOPD establece el principio general de que el tratamiento de los datos personales solamente será posible con el consentimiento de sus titulares, salvo que exista habilitación legal para que los datos puedan ser tratados sin dicho consentimiento. Pero en el ámbito de las relaciones laborales, la sentencia recoge que no es necesario el consentimiento del trabajador pues los datos así obtenidos resultan necesarios para el mantenimiento y cumplimiento de la relación laboral, lo que abarca, sin duda, las obligaciones derivadas del contrato de trabajo. Por ello un tratamiento de datos dirigido al control de la relación laboral debe entenderse amparado por la excepción de no requerir el consentimiento del trabajador, pues está dirigido al cumplimiento de la misma. Por el contrario, el consentimiento de los trabajadores afectados sí será necesario cuando el tratamiento de datos se utilice con finalidad ajena al cumplimiento del contrato.

El empresario no necesita el consentimiento expreso del trabajador para el tratamiento de las imágenes que han sido obtenidas a través de las cámaras instaladas en la empresa con la finalidad de seguridad o control laboral, ya que se trata de una medida dirigida a controlar el cumplimiento de la relación laboral y es conforme con el art. 20.3 TRLET. Tal como recoge la sentencia, el empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana. Si la dispensa del consentimiento prevista en el art. 6 LOPD se refiere a los datos necesarios para el mantenimiento y el cumplimiento de la relación laboral, la excepción abarca sin duda el tratamiento de datos personales obtenidos por el empresario para velar por el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo.
El consentimiento se entiende implícito en la propia aceptación del contrato que implica reconocimiento del poder de dirección del empresario.

Desde Munguía&Asociados se apunta que desde que el trabajador conoce que en la empresa existe instalado un sistema de control por videovigilancia, no es necesario especificar, más allá de la mera vigilancia, la finalidad exacta de ese control. Lo importante será determinar si el dato obtenido se ha utilizado para la finalidad de control de la relación laboral o para una finalidad ajena al cumplimiento del contrato. Porque, sólo si la finalidad del tratamiento de datos no guarda relación directa con el mantenimiento, desarrollo o control de la relación contractual el empresario estaría obligado a solicitar el consentimiento del trabajador.

munguia@munguiaabogados.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine