Las cuentas de la vida

Que no te tomen el pelo

06.03.2016 | 02:00

A lo largo de la historia el cabello y su peinado se han asociado a diferentes creencias y prejuicios. Se trata de una seña de identidad que alude, por ejemplo, a la fortaleza, virilidad, fertilidad, poder adquisitivo, religión o moda, son algunos ejemplos. En nuestros días, el pelo sigue representando una parte muy importante de nuestra imagen y su aspecto es motivo frecuente de preocupación para hombres y mujeres. En nuestra sociedad como ocurre desde antaño, abundan los sanadores y vendedores de pociones mágicas y remedios de lo más variopintos que prometen resultados milagrosos sin ningún aval científico y que en la mayoría de los casos lo único que consiguen es "pelar" los bolsillos de gente ilusionada y desesperada por poder resolver su problema. Conviene recordar que el dermatólogo es el especialista médico que diagnostica y trata las enfermedades capilares y aunque cada vez más, intentamos informar a la población de ello, son pocos los afectados que en realidad consultan al especialista en primer lugar. En muchas ocasiones los pacientes acuden al dermatólogo sólo cuando el problema capilar es avanzado y en la mayoría de los casos tras haber probado remedios en general ineficaces, en el mejor de los casos inocuos y tristemente con frecuencia tras haber gastado mucho dinero de manera inútil.

Los problemas del cabello pueden esconder dolencias de lo más variadas que pueden llegar a ser graves. Existen más de cien tipos de alopecias -término con el que se da nombre a las caídas del cabello- y estas pueden ser provocadas por alteraciones genéticas, inmunológicas y hormonales, así como por estrés, déficit alimenticios u otros trastornos del estado normal de una persona. Por todo esto es conveniente valorar cada caso en cuestión. De esta manera se podrá establecer un diagnóstico preciso de la dolencia y prescribir el mejor tratamiento para el paciente. Si además la causa del mal se logra detectar de forma prematura, las posibilidades de obtener buenos resultados crecen y con ello hasta se consigue ahorrar dinero y tiempo.

Hoy en día podemos afirmar que existen tratamientos eficaces y que han demostrado su efecto beneficioso en estudios científicos. Los mismos pueden presentar diferentes mecanismos de acción, mejoran y en algunos casos solucionan los problemas del cabello. También es necesario aclarar que existen algunas patologías del pelo que precisan de curas prolongadas y en un porcentaje de los casos las alopecias son incurables. Aquí, la única alternativa que le queda al paciente es el uso de postizos o pelucas, o la realización de técnicas de camuflaje, siempre que se quiera disimular el problema. Todo esto debe informarse debidamente al afectado con el objetivo de evitar que se conviertan en víctimas de engaños y falsas promesas. Las nuevas tecnologías nos han mal acostumbrado a pretender solucionar nuestros problemas de manera fácil e inmediata. Y la medicina, en la mayoría de las casos no funciona así. Para tus problemas capilares recuerda que lo más importante es que te valore tu especialista de confianza.

dermatólogaveronicadiaz.es info@derma-vd.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine