Tribuna abierta

Territorio y decrecimiento

05.03.2016 | 02:00

Hoy en día, están teniendo lugar procesos de decrecimiento urbano en grandes zonas del mundo más desarrollado. Algunos casos son más conocidos y divulgados, como los ocurridos en las ciudades de Detroit y Nueva Orleans en Estados Unidos. O también en la región alemana de Leipzig, en Europa.

Esta intervención se centra en presentar la distinta situación respecto al crecimiento poblacional entre las regiones que concentran gradualmente la riqueza y aquellos otros países atrasados que sufren las consecuencias del progreso de la desigualdad en el reparto de los recursos. Mientras los primeros sufren paradójicamente procesos de decrecimiento y estancamiento en su número neto de habitantes, los segundos van a experimentar una expansión urbana sin precedentes en las próximas décadas.

Esto enlaza con las propuestas teóricas que determinados pensadores sociales han ido haciendo en las últimas décadas a favor del decrecimiento como un mecanismo compensatorio al deterioro creciente de nuestro planeta. Las tesis de Georgescu Roegen nos han alertado sobre el planeta como un entorno de recursos finitos sobre el que se produce un proceso de constante degradación que puede atenuarse promoviendo el máximo reciclaje y reutilización. Y también, Serge Latouche nos señala la necesidad ética de adoptar una postura de reducción del consumo para repartir así la creciente escasez. Frente al mantra del crecimiento económico constante, se propone la alternativa de las 3 R: reducir el consumo de recursos, reutilizar al máximo los objetos y reciclar los materiales utilizados.

Para aquellos a los que nos preocupa el futuro de las ciudades, el decrecimiento se puede interpretar como un fenómeno reciente que es desconcertante. Sin embargo, obedece a procesos económicos y ambientales objetivos que resultan en una disminución significativa de la población y de las actividades en algunas partes del mundo urbanizado. No es algo que no haya ocurrido en el pasado, como lo ejemplifica el caso de la ciudad de Roma en el Medioevo. No obstante, tras dos siglos de expansión brutal de las ciudades, el decrecimiento se configura como la apertura de un nuevo e inquietante escenario al que habrá que buscar alternativas en el urbanismo: frente al del abandono y ruina inevitable de determinados centros antiguos y amplias periferias suburbanas, se debe pensar en la preservación de determinados estándares y servicios colectivos en alguna parte de las regiones metropolitanas.

Desde la perspectiva de un lugar alejado como Canarias, un espacio geográfico que experimenta crudamente hoy procesos de decrecimiento, es posible observar con admiración la distinta forma para afrontar estos escenarios problemáticos futuros. Desde la anticipación urbanística prevista en lugares como Francia, Holanda o Japón; hasta la búsqueda de soluciones realistas para la explosión urbana en curso en amplías regiones del planeta, como el sur del desierto del Sahara en África.

Así para los primeros se están explorando alternativas regionales que compensen la necesidad de utilización de complejas redes logísticas basadas en energía barata. Se trata de promocionar y apoyar el consumo local de alimentos generando espacios apropiados para su producción y distribución de proximidad como estrategia de supervivencia a largo plazo de las comunidades urbanas. También la incentivación de la idea de linealidad en las ciudades de los países más desarrollados como objetivo para lidiar con escenarios de decrecimiento poblacional debido a las bajas tasas de natalidad y el envejecimiento progresivo. En este caso, se trata de promover la concentración de la población a lo largo de las líneas más potentes de transporte colectivo para hacer más accesible y económica la dotación de equipamientos y servicios imprescindibles en una situación de creciente escasez de recursos.

Ante estas nuevas situaciones sociales es necesario centrarse en algunos problemas ligados a las ciudades y sus arquitecturas, en relación tanto al envejecimiento y la disminución de la natalidad, como a los que se refieren a una nueva visión sobre los objetivos y metodologías aplicables a una planificación positiva del territorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine