El callejón del gato

La educación, causa de todo

03.03.2016 | 02:00

La mayoría de todos los problemas que aquejan a España de los que destaco en primer término el llamado asunto catalán, tiene como denominador común el tema de la educación. Educación, fundamentalmente para conocer la historia, porque si se preguntase a la ciudadanía, principalmente en Cataluña, nos daríamos cuenta de que existen tantas versiones de su propia historia como ciudadanos hay, y los que no tienen criterio formado, ya se encargarán desde las más altas instancias de inculcarles el que sea más adecuado para sus intereses.
Está en boga hablar en círculos seudointelectuales de la Constitución y su posible reforma para beneficiar un estado federal pero, la paradoja es que ni se la han leído, ni tienen repajolera idea de lo que hablan. Un estado federal, por definición, lo primero que tendría que tener en cuenta no sería otra cosa que eliminar los privilegios de los fueros que dos autonomías aún mantienen fruto de otros tiempos. Si hablamos de la democracia en su estado puro, o sea, que una persona representa un voto, no se salva nadie. Basta ver las diferencias que existen a lo largo y ancho de todo el territorio nacional para ver las desigualdades existentes entre unos territorios y otros.

Si desgranamos uno por uno los conceptos que se definen en cada uno de los programas de todos y cada uno de los partidos nos daríamos cuenta de que tampoco nadie se ha molestado en leérselos y mucho menos preocupado de compararlos unos con otros. En España se vota de manera visceral, de forma que los diferentes mítines solo sirven para arengar a las huestes de cada partido exaltando el ego de cada candidato hasta el infinito.

Estos días hablamos de otra cosa, de la alianza alcanzada por Pedro Sánchez y Albert Rivera o, lo que es lo mismo, un pacto entre el centro derecha y el centro izquierda que ha puesto de manifiesto que es posible ponerse de acuerdo; ahora falta saber quiénes se sumarán al proyecto reformista que, bien mirado, es bastante atractivo. El resto dice que no suman lo suficiente, vamos, que las sumas no dan, pero quédense con esta hipótesis, ¿y si diputados de otros partidos rompen la disciplina de voto como ocurre en Inglaterra?, ¿qué podría ocurrir?
Este cotarro está conformado por cuatro, en el sentido estricto de la palabra, que son los que cortan el bacalao para al fin y la postre repartirse el pastel.

Cuánto sabiondo anda suelto por platós y televisiones pretendiendo adoctrinar a la ciudadanía con mensajes que a veces ni ellos mismos saben lo que dicen y mucho menos lo que quieren decir; da igual, la cosa va de ganar a cualquier precio, eso sí, llenándose la boca de "progreso".
Que no le quepa a nadie duda de que la mayoría de los problemas que nos aquejan provienen de una falta de educación porque el propósito de la educación no es otro que reemplazar una mente vacía con una abierta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine