Tribuna abierta

Manual de la barbarie yihadista

02.03.2016 | 02:00

E n el verano de 2014 aparece el autodenominado Estado Islámico, localizado en la frontera entre Irak y Siria, atrayendo rápidamente, en competencia con Al Qaeda, a todos los yihadistas del mundo, expandiéndose rápidamente por África, Asia y amenazando a Europa, cuna de la civilización occidental.

En el pasado 2015, el Estado Islámico cumplió sus amenazas en Europa, focalizando sus atentados en Francia atacando a la revista Charlie Hebdo en enero, asesinando a doce personas, y nuevos ataques en noviembre, en diversos barrios de París, con 137 muertos y 415 heridos, que el presidente Hollande calificó como "un acto de guerra contra Francia". Y alcanzaba sus objetivos: llevar el miedo, el terror, a Francia y por contagio a toda Europa, uno de sus principales frentes, que entraba en estado de shock.

Este inicial y rápido éxito se debe, entre otros factores, al seguimiento de un manual de la gestión del terror, lo que viene a ser el libro de la estrategia a seguir para el éxito de sus objetivos. Si Al Qaeda tenía como referencia la publicación titulada Inspire, dirigida a ser la guía del musulmán extremista que vive en Occidente (el "lobo solitario"), el Estado Islámico tiene el libro Gestión de la barbarie, publicado en junio de 2014, que indica las pautas a seguir para alcanzar su deseado Califato universal. Entre uno y otro grupo no existen diferencias ideológicas, nada les separa sobre el ideario teocrático totalitario, pero sí en los procedimientos a emplear. La aportación esencial del Estado Islámico es el empleo de mayor barbarie en sus atentados, mayor crueldad que los atentados de Al Qaeda, para que el impacto a la población sea el máximo. Ya en Argelia surgió el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (más tarde, en 2007, se titulará Al Qaeda en el Magreb Islámico) que se escinde del entonces Grupo Islámico Armado (GIA) por su extrema crueldad y sus ataques a civiles en la guerra civil de los años noventa. Vemos, pues, que el nuevo terrorismo emula la extrema violencia del tristemente famoso GIA.

El manual que señala la Gestión de la barbarie incluye unas pautas o fases a seguir, empleando la máxima crueldad imaginable, con publicidad a través de los medios técnicos actuales, para sembrar el pánico y la inseguridad total en zonas geográficas enteras a conquistar para el nuevo Califato. La idea fuerza en esta fase es la máxima violencia para llegar al caos total y, en una siguiente, imponer la aceptación del Estado Islámico que ofrece traer la solución, los que van a restaurar el orden social perdido, en una estrategia de disuasión y convencimiento de que su interpretación de la Sharía es la solución al caos total en el que se encuentran.

El cómo se les puede combatir, aparte de la solución militar que actualmente se está aplicando en Siria y en Irak, su feudo, son los medios preventivos de investigación y control. Es decir, localización, control y neutralización de las redes de reclutamiento, de seguidores en proceso de adoctrinamiento y de sus tutores, así como de procedimientos empleados para su logística y financiación. Afortunadamente nuestros servicios de inteligencia y miembros de seguridad del Estado están teniendo éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine