La quinta enmienda

Asamblea 29-E

18.02.2016 | 02:00

N o siempre depende de nosotros ser pobres; pero siempre depende de nosotros hacer respetar nuestra pobreza" enunció Voltaire en el S. XVIII, y el abogado y político Nelson Mandela aportilló compasivamente 300 años después con una sentencia serena: "Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es una acto de justicia". Quien no haya sostenido un niño recién nacido con anemia crónica o aguda, desnutrido y sin fuerzas para vivir, no sabe de lo que estoy hablando. Los niños de este planeta se nos mueren de pena a diario, ni siquiera la inanición es el sello distintivo para la muerte permanente denunciando el egoísmo de nuestra sociedad. ¿Quién ha captado este mensaje? ¿Alguien sabe lo que se siente ante la soledad en un desierto infantil de niños y niñas sin agua, sin salud, sin cuentos de hadas para escuchar? La pobreza se puede instalar en nuestro pensamiento como una actitud, o una forma de vida o un miedo atroz a perderlo todo€Y esa resonancia nos puede llevar a atraer situaciones de desamparo en nuestras vidas. La pobreza puede ser heredada, y hacerse sistémica en nuestras vidas. Familarmente expresado, la pobreza se ha convertido en un sistema de relación en nuestra sociedad. Pobreza sistémica versus riqueza sistémica. He vivido cómo las personas en algunos lugares del mundo luchan cada día para desactivar las pobreza como un circuito de afectación cotidiana y la desafectación de algunos políticos en detrimento de la explotación infantil.

Canarias también sufre un conflicto exacerbado con la pobreza, a la que soporta como una enemiga a rendir y la resistencia implacable a la caída de un sistema económico en desequilibrio. En este sentido, tuve el honor de moderar recientemente un encuentro entre colectivos con autoridades del Municipio de Santa Cruz de Tenerife. Hace un tiempo tuve esta experiencia entre la Defensoría del Pueblo de Perú con alcaldes de la selva Amazónica y las comunidades nativas organizadas con líderes sabios en defensa del medio ambiente y la infancia.
Años después, en mi sentir, Tenerife fue el escenario valiente de una treintena de asociaciones tomando la palabra con demandas básicas a la vez que demoledoras. Mujeres en lágrimas pidiendo justicia para sus hijos. Presidentes de grupos vecinales exigiendo mejora en servicios sanitarios y desarrollo local. Políticos con miradas atentas a las meticulosas mociones populares de algunos ciudadanos. Me recordaban estos heroes sociales canarios a las Comunidades en Chiapas (México) en torno a la soberanía intelectual del Subcomandante Marcos y a la herencia ancestral maya, organizados en sistemas llamados de "caracol" cuando los visité. Tenerife y el presidente de la asociación Santa María Tres barrios, Lolo Dorta, un hombre que aglutinó a todos los participantes en este evento sin precedentes, dejó bien claro que "la intencionalidad de los citados colectivos reclamantes de igualdad, es constituirse como Plataforma 29-E en memoria de este encuentro público y presentar a las instituciones las demandas para vincular a los políticos a resolver cuestiones prioritarias pendientes".
Demandas pesadas para algunos concejales y consejeros, pero perplejas para las personas presentes por haber llegado a tal estado de abandono, en concreto en el Distrito Suroeste de la capital tinerfeña. Esta zona capitalina, fue la anfitriona para todos los asistentes, y esta reunión pública con las autoridades de todas las fuerzas políticas marca un antes y un después en la forma de relacionarse vecinos con políticos de Canarias, a quienes siempre agradeceré de corazón el aprendizaje recibido. Resaltar que, Naciones Unidas celebra el Día Internacional para la Erradicacion de la Pobreza el 17 de Octubre, con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y Cruz Roja acaba de denunciar el índice alarmante de pobreza y exclusión social canario. Por tanto, Canarias tiene voz y voto para erradicar la pobreza.

@MariaMonteroTFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine