Hablando en plata

El PP: más cerca de una mafia que de un partido

15.02.2016 | 02:00

E l aún presidente en funciones, Mariano Rajoy consiguió en noviembre de 2011 algo histórico para los populares, que no fue otra cosa que su mejor resultado electoral, lo que sin dudas les permitió utilizar la "apisonadora democrática" aprobando leyes con todo el Parlamento en contra. Este nivel de poder conlleva, sin embargo, un alto nivel de impunidad, es decir, creer que por el hecho de ser político se está por encima del bien y del mal, o lo que es peor, por encima de la ley. Estos días hemos conocido cómo el Partido Popular en Valencia actuaba como una organización criminal, cómo utilizaban los más de 24 detenidos sus distintas posiciones en las administraciones públicas para, presuntamente, financiar al partido. El juez que investiga esta enorme y putrefacta trama de corrupción ha decidido imputar a todos los concejales del PP en el consistorio de Valencia, un hecho insólito, a la par que sorprendente, que demuestra, una vez más, cómo el partido que aún ostenta el gobierno de este país habría utilizado el dinero de todos los españoles para autofinanciarse.

En nuestra tierra, el primero en decir basta fue el portavoz y ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Cardona, quien afirma que la ex alcaldesa de Valencia debería ser expulsada del partido, algo que a la vista del total de los hechos parece difícil. Otro de los que también ha levantado la voz ha sido el secretario general de los populares canarios, Asier Antona, quien critica que se manche la imagen de todo un partido por lo que haga una minoría corrupta, que solo busca su beneficio personal. Cierto es que justos no deberían pagar por pecadores, porque el PP está formado por miles de cargos públicos que día tras día se levantan con la intención de mejorar la vida de sus ciudadanos. Sin embargo, la principal pérdida de apoyos ciudadanos viene dado por un lado por las mentiras a lo largo de los últimos cuatro años, pero sobre todo por la inoperancia y la tibieza en la lucha contra la corrupción dentro del propio PP, formación que hay que recordar ha sido imputada por la destrucción de los discos duros de su ex tesorero Bárcenas. Poco a poco son más las voces, sobre todo jóvenes, que le reclaman a Génova que tome cartas en el asunto, que ataje y ponga coto a la galopante corrupción que infecta al PP. No obstante, el primer paso para solucionar un problema, según apuntan los expertos, es reconocer que se tiene, y esto a la vista de las últimas declaraciones de Rajoy parece imposible, puesto que el aún presidente no quiere reconocer la evidencia, que no es otra que el seno del PP es corrupto, ya que esto supondría su propia desaparición del espectro político, algo que sin duda todavía parece que no va a ocurrir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine