Tribuna abierta

Beneficios de hablar solo

11.02.2016 | 02:00

S ocialmente hablar en voz alta con uno mismo está etiquetado como un extraño comportamiento. De hecho, muy pocos reconocen hacerlo. Lo asociamos a trastornos como la esquizofrenia, donde los enfermos escuchan voces y establecen una conversación con éstas o como sinónimo de desequilibrio mental, pero lo cierto es que la gente sana que habla sola está muy cuerda. Nuestros pensamientos son como nuestra voz puesta al mínimo volumen. Si somos capaces de hablar con plantas o animales y sentirnos bien al hacerlo, ¿por qué se supone que es de loco hablar con uno mismo? El hecho de "hablar" es poner palabras a tus sentimientos. Los sacamos fuera de nuestra cabeza y los ordenamos.

Hablar solo tiene muchos beneficios a nivel psicológico:

1- En muchas ocasiones, cuando nos ocurren varios sucesos desagradables en un corto periodo de tiempo, nos sentimos desbordados con tanto pensamiento, normalmente negativo. Nuestro pensamiento está en nuestra cabeza de manera anárquica. Tenemos muchas ideas de manera desordenadas por lo que al pensar en voz alta y preguntarte sobre lo que realmente te está sucediendo, estás ayudando al cerebro a ordenar ese pensamiento y te haces consciente de que muchos de tus pensamientos son irracionales y que lo único que están consiguiendo es hundirte más aún en el pozo donde sientes que te encuentras.

2- Cuando tienes que tomar una decisión y elegir entre diferentes opciones, escuchando lo que piensas ordenarás tus ideas y verás con mayor nitidez las posibles alternativas que te harán sentir mejor.

3- Hablar en voz alta también es una estrategia para ignorar a esos pensamientos obsesivos y recurrentes que nos causan malestar. ¿Por qué? Porque el cerebro pone su atención a lo que estás diciendo (a tu voz), e ignorará a ese pensamiento haciendo que pierda peso. Cuando aparece un pensamiento obsesivo, lo primero que hay que hacer es aceptarlo como un simple pensamiento. No hay que temerle porque todo lo que piensas no tiene por qué ser real pero una vez que lo aceptas, cuestionas y racionalizas si no deja de aparecer entorpeciendo tu día a día, hablar en voz alta de lo que vas a hacer esa misma tarde, de lo que vas a comprar en el supermercado o de la tabla de ejercicios que vas a realizar en tu entrenamiento, hace que tu cerebro ponga atención a lo que escucha e ignore tu pensamiento irracional.

4- Para vencer la pereza: muchas veces tenemos decidido hacer algo pero somos secuestrados por la pereza. Mantenemos un diálogo interno entre nuestra parte racional (lo que sabemos que tenemos que hacer) y nuestra parte irracional (mensajes vagos y cómodos o lo que llamamos postergar). En este caso, escucharte a ti mismo puede ser una herramienta de auto-motivación dándote auto-instrucciones en alto de lo que dice tú parte racional con un tono firme y seguro. Por ejemplo: "voy a ir y punto", "lo voy a conseguir". Comprobarás que te será mucho más sencillo empezar a actuar.

5- Diversas investigaciones han demostrado que quienes hablan en soledad estimulan más su cerebro y están mejor concentrados. Hablar en voz alta nos ayuda a enfocar nuestra atención en una tarea y evitar posibles distracciones.

¡Ojo!, hablar con uno mismo solo será beneficioso si se hace con respeto. Si tu diálogo lo utilizas para darte mensajes boicoteadores o de desesperanza, todo beneficio desaparece.
tamaraconsulta@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine