Retiro lo escrito

Una farsa guiñolesca

09.02.2016 | 02:00

M e encuentro entre los que opinan que la prisión incondicional impuesta a los dos profesionales integrantes de la compañía es absolutamente desproporcionada. La prisión incondicional es una medida judicial de carácter casi excepcional y el propio auto del juez instructor no la argumenta debidamente. Los titiriteros deberían salir de inmediato de una cárcel donde no han debido entrar. Todo es bastante guiñolesco: Títeres desde abajo es una compañía profesional que ya había sido contratada por el ayuntamiento de Madrid presidido por Ana Botella; es falso que la obra representada estuviera programada para su representación ante los niños; se trataba de una comedia de títeres de cachiporra, subgénero caracterizado por la crueldad, el disparate y el sarcasmo desarrollados a un ritmo vertiginoso. Cualquiera puede ver el trabajo de Títeres desde Abajo en youtube, al parecer nadie había detectado tan criminógeno material al alcance de cualquiera. Yo lo he hecho y me parecen un poquito aburridos. Por supuesto, críticamente muy bien intencionados, pero, con sinceridad, bastante aburridos. Sin embargo el aburrimiento doctrinal no está sancionado en el Código Penal. Ni siquiera lo está el mal gusto, por no hablar de los prejuicios ideológicos de los magistrados españoles.

No sé si les ocurre a ustedes, pero, junto a la preocupación porque ocurran estas cosas, uno siente una profunda sensación de vergüenza aliñada con un empute creciente. Porque acciones judiciales como estas no consisten en tratar a los niños con ejemplar espíritu protector, sino en tratarnos a los adultos como niños hasta llegar al cementerio. Nosotros, aunque existan caballeros togados y drigentes políticos que no terminan de entenderlo, decidimos los libros que leemos, las películas que vemos y hasta (pásmense) las obras de títeres con las que disfrutamos o nos reímos. Me pregunto de dónde carajo saldrá esta gente que no solo se escandaliza por la presencia de la violencia y la sátira en las obras artísticas desde la antigüedad grecorromana, sino que pretende perseguirla judicialmente. Gente a la que la muerte de la madrastra de Blancanieves -muy suavizada en la versión Disney, por cierto- debe poner los pelos como escarpias. Espero que los dirigentes del PP y de Ciudadanos estén muy atentos en las próximas fiestas de mayo en Santa Cruz y levanten un informe sobre las sañudas palizas de Gorgorito ("voy e reventarte la cabeza", suele advertir alegremente) contra la bruja Ciriaca mientras la novia del héroe se desmaya de la emoción. Cada hora que pasan en la cárcel Alfonso Lázaro de la Torre y Raúl García Pérez supone alargar un escarnio bochornoso. Pero eso sí: no son Federico García Lorca ni esto es un episodio semejante a la matanza de Charlie Hebdo. Lo digo por los recalcitrantes de la otra orilla cada vez más entusiasmados en proclamar un clima de preguerra civil.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine