Tribuna abierta

Enderézate y sonríe

04.02.2016 | 02:00

N o sólo es pensar en positivo. Cierto es que aprender a pensar bien, de manera saludable, en vez de utilizar un pensamiento boicoteador hacia nosotros mismos, es necesario y la mejor manera para alcanzar una estado emocional equilibrado, pero son muchas las personas a las que, a pesar de entrenarse en ello, presentan dificultad a la hora encontrar pensamientos alternativos no destructivos.

Debemos recordar que el pensamiento, las emociones y la conducta son una cadena donde cada factor está enlazado el uno con el otro. Por lo tanto, un cambio en cualquiera de ellos modificará los demás. Si el cambio de pensamiento, en un principio, nos resulta complicado, podemos empezar por el cambio de la conducta no verbal, lo que facilitará el cambio a la hora de pensar de manera correcta. Cada emoción está asociada a unas determinadas posturas físicas. Todos hemos observado que cuando un futbolista mete un gol o un tenista gana un set, la primera reacción corporal es levantar los brazos para celebrar el triunfo. A ninguno de ellos le han pedido que realice este comportamiento cuando alcanzan el éxito. Sin embargo todos lo hacen. Cuando nos sentimos deprimidos, nuestro comportamiento no verbal suele destacar por una postura corporal de espalda encorvada, hombros hacia adelante, mirada hacia el suelo, cara triste. Lo cierto es que la información que va del cerebro al cuerpo es bidireccional. No solo parte del cerebro hacia el cuerpo, sino también del cuerpo al cerebro. Si aunque no estemos contentos sonreímos y mantenemos la sonrisa durante un tiempo, nos empezaremos a encontrar mejor. Es porque el cerebro interpreta que sonríes porque lo que te está sucediendo en ese momento es agradable y, por lo tanto, generará emociones que sean coherentes a esa situación. Lo mismo ocurre con la postura corporal. Si aunque no nos apetezca, nos esforzamos en levantar los hombros, adoptar una posición erguida, levantar la barbilla, mirar hacia el frente, sonreír aunque sea de manera forzada y mantenemos este comportamiento durante cierto tiempo, comenzaremos a sentir el resultado. Nos encontraremos mejor, más seguros y con mejor capacidad para ir cambiando nuestro pensamiento.

Las palabras tienen un gran peso en nuestras emociones porque lo que nos decimos a nosotros mismos se transforma en pensamiento y este pensamiento genera unas emociones que condiciona nuestro comportamiento. Pero, cambiando nuestra conducta corporal, también ayudamos al cerebro a generar mejores sensaciones. Esto no quiere decir que por ir con el cuerpo erguido y sonriendo, vayamos a conseguir que nada nos pueda afectar, pero sí que podremos disminuir la intensidad del malestar y así poder trabajar en superar determinadas situaciones.

La realidad es que se aprende haciendo y un ejercicio para comprobarlo es:

1. Cuando estés en un lugar tranquilo, encoge los hombros, ponte cabizbajo, cara triste y piensa en una situación que te hizo sentir mal. Recuerda cómo te sentiste y como te hablabas a ti mismo. Practica esto durante cinco minutos de reloj y céntrate en esas emociones.
2. Cuando hayas logrado sentir ese malestar a través del recuerdo, volvemos a la realidad y nos despejamos.

3. Coge aire profundamente y ahora ponte en pie, dirige tus hombros hacia atrás, levanta la cabeza y sonríe. Adopta una postura totalmente contraria a la anterior. Cuando lo hayas hecho, imagina de nuevo la misma situación de antes con esta nueva postura durante 5 minutos de nuevo. Comprobarás que las emociones negativas no tienen la misma intensidad porque le estás dando otro tipo de órdenes al cerebro. Si a esta nueva postura le añades un pensamiento positvo, comprobarás que podrás lidiar mejor con las dificultades que la vida arroja. Recuerda que cuanto más se entrene, más eficacia tendrá.

Las posturas corporales generan sensaciones internas que son coherentes con ellas. Para que tu vida cambie, empieza a introducir pequeños cambios en ti mismo.

tamaraconsulta@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine