Tribuna abierta

Por los barrios, por las personas

31.01.2016 | 00:58

N uestra ciudad tiene 84 barrios, divididos administrativamente en cinco distritos. Esa división, de carácter funcional, no implica en ningún caso que el Ayuntamiento establezca distinciones entre ellos a la hora de establecer prioridades, sino que éstas vienen dadas en función de sus propias necesidades. Ahora bien, en Santa Cruz se ha establecido tradicionalmente una visión que suele contraponer el "centro" –aglutinado en torno a la trama urbana a partir de la cual se desarrolló la ciudad– con los "barrios", entendiendo por éstos a los núcleos de población más alejados y que, en principio, no tenían continuidad física con aquel.

Hago esa pequeña introducción para recordar que el objetivo de la acción política del Ayuntamiento son fundamentalmente las personas y que su interés máximo es la satisfacción de sus principales demandas, independientemente de la zona donde residan. Lógicamente, hay actuaciones municipales cuyo desarrollo se circunscriben en un ámbito geográfico concreto, puesto que puede haber problemáticas específicas a la que hay que dar respuesta.

En todos los años que llevo al frente del Ayuntamiento me he preocupado por visitar, conocer y escuchar en boca de los propios vecinos –de todos los distritos, de todos los barrios– sus necesidades y sugerencias. Es más, una de las instrucciones que he trasladado al grupo de gobierno es la de contar con la opinión de los ciudadanos en cuantos proyectos u obras vaya a ejecutar el Ayuntamiento en su entorno. Soy un defensor a ultranza de la participación de los vecinos en la toma de decisiones municipal. Y todos saben que tienen abiertas las puertas del Ayuntamiento para plantearnos cualquier demanda que consideren oportunas; y también saben que ni yo, como alcalde, ni ningún otro concejal del grupo de gobierno rehusará nunca hablar con los vecinos en sus propios barrios, en sus propias calles, donde deseen. Porque así lo hemos hecho y así lo seguiremos haciendo.

Esta misma semana hemos tenido la oportunidad de avanzar en algunos asuntos que incumben a los barrios o, mejor dicho, que inciden en la descentralización de servicios municipales, una medida que precisamente se dirige a difuminar esa tensión centro-barrios. Uno de ellos es la cesión al Ayuntamiento del antiguo colegio Tena Artigas, en Miramar, donde se habilitarán los servicios de empleo y formación que hoy en día se prestan en el centro de la plaza Ireneo González. Otro es el próximo traslado de las oficinas centrales del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), sitas en la calle Cruz Verde, a unas nuevas dependencias municipales en el antiguo colegio de Ofra-San Pío.

Además, esta semana recorrí, junto a representantes vecinales, los barrios de Santa María del Mar, Cuevas Blancas y Los Alisios; allí escuché sus principales reivindicaciones y, junto a una nutrida representación del grupo de gobierno, tomé nota de sus sugerencias para intentar darles respuesta. En la mayor parte de los casos, se trata de pequeñas actuaciones perfectamente asumibles. Hubo otras, como el aprovechamiento del antiguo colegio de Santa María del Mar, que requieren de un estudio para determinar su viabilidad como centro ciudadano, informe que ya he encargado.

Muy cerca, en Añaza, asistí también a la puesta en marcha de dos centros de formación para el empleo, impulsados por la parroquia de Santa María, que acogen a una treintena de jóvenes de la zona. Allí mismo, el martes tuve el honor de presidir el acto de descubrimiento de la placa por el que la avenida de Añaza pasa a denominarse Luis Celso García Guadalupe. Luis ha sido uno de los dirigentes vecinales más combativos que ha tenido la ciudad, lo que no evitó nunca que nos reuniéramos en infinidad de ocasiones y llegáramos a acuerdos a favor de los vecinos del barrio. Quizás esa relación es paradigmática de lo que se espera de un representante vecinal y una administración: una relación sustentada en el respeto mutuo y la lealtad, y enfocada exclusivamente a la mejora de las condiciones de vida de los vecinos a que los representan ambas partes.

Esa política centrada en las personas se impulsará este año con la redacción de un nuevo Plan de Barrios –denominación que hace referencia al tipo de actuaciones que incorporará más que a un enfoque geográfico– con el que seguiremos avanzando en el incremento de la calidad de vida de todos los vecinos de nuestro municipio. De todos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine