Artículos de historia

Nicandro González Borges y La Orotava

30.01.2016 | 00:59

A lo largo de la historia del municipio orotavense, destacan toda una serie de personalidades que han marcado un punto de inflexión por sus acciones, permaneciendo el recuerdo de aquellos cuyos méritos continúan siendo admirados. De esa larga nómina podríamos destacar, sin lugar a dudas, la trayectoria de Nicandro González Borges. ¿Quién fue y qué hizo tal hombre? Según destaca Juan Cullen Salazar en su obra El Colegio San Isidro de La Orotava (1907-1998), González Borges nació en La Orotava el 9 de mayo de 1846, siendo hijo de Bernardino González y Hernández Salgado y María del Carmen Borges, mostrando, desde muy joven, una intensa y profunda preocupación por aquellos acontecimientos que ocurrían en su pueblo natal, existiendo múltiples ejemplos desarrollados por el mismo con la finalidad de lograr una mayor belleza para el lugar a través de su aprecio por la naturaleza. Ese aprecio por su lugar de nacimiento se materializó, por ejemplo, en costear en el año 1912 con su "peculio personal la decoración del tímpano de la fachada del Ayuntamiento de La Orotava con el escudo heráldico de La Orotava", según expone el autor en la obra citada. Sin embargo, su nombre se ha unido y sobre todo es conocido por su relación con el Colegio San Isidro. La labor de nuestro biografiado fue esencial para la construcción del Colegio San Isidro, pues adquirió los terrenos para su ubicación. Debido a sus problemas de salud y con la finalidad de garantizar y culminar las obras del edificio que se estaba construyendo, decidió crear una "Junta de Patronos, que administraban los bienes fundacionales, consistentes en el inmueble y una finca de platanera y granja de animales", según señala Guillermo Navarro González en su libro Los Salesianos en La Orotava (1948-1998). Tal y como refleja Juan del Castillo León en su obra Esencias de La Orotava, ante González Borges nos encontramos con "uno de los grandes patricios de La Orotava", permitiendo con su legado materializar el nuevo centro educativo que tendría como primeros educadores a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, aunque la presencia de éstos en La Villa se remontaba a 1908. Desgraciadamente, González Borges fallece en 1916 y la culminación del proyecto por el que tanto apostó se retrasó hasta 1919. Los Hermanos de las Escuelas Cristianas continuaron con su magisterio hasta 1941. Por diversas razones, se marcharon de la Villa y se inició una crisis en el funcionamiento de la institución educativa durante varios años. Bajo el principio cristiano establecido por González Borges en su testamento fundacional, se inició la búsqueda y el contacto entre el Patronato y la Congregación Salesiana, inaugurándose a partir de entonces la presencia de los Salesianos en La Orotava bajo el principio de San Juan Bosco (1815-1888).

En definitiva, con un doble recuerdo hemos escrito este artículo: por una parte, reflejar algunos aspectos de la vida y obra de González Borges ante el centenario de su fallecimiento y, asimismo, mostrar brevemente la importancia de la orden salesiana a través del legado de San Juan Bosco, creador de un modelo educativo universal y cuyo santoral mañana, día 31 de enero, se celebrará con enorme regocijo por la amplia comunidad repartida a lo largo del mundo que vive y trabaja siguiendo su estela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine