Tribuna abierta

La constitución del Congreso

24.01.2016 | 02:00

T enía que suceder. España no es un país serio como rezaba el slogan del Partido Popular, pues está contaminado en gran medida, nada menos que con sesenta y nueve diputados por el revolucionario partido de Iglesias, el de la coleta, y sus secuaces.
Y la nota la tuvo que dar lógicamente dicho parlamentario con el puño en alto y no acatando la fórmula legal, por lo que los letrados del Congreso, incluso el Fiscal General del Estado, creen que no han tomado posesión legal de su Acta de Diputado, y por tanto no son parlamentarios.

Por otra parte el Sr. Iglesias con su camisa oscura y pantalón vaquero y su célebre trenza, parece que se aleja cada vez más de un posible entendimiento con el Partido Socialista, partido casi marginal al que le está pisando los pies.
El futuro no está escrito pero lo que es cierto es que como dice el periódico El País, se inicia una nueva "era política".
La fórmula elegida para la promesa es del tenor siguiente: "Prometo acatar la Constitución y trabajar para cambiarla", lo cual constituye una contradicción in terminis.

Aparte de ello, la presencia de un bebé en el Congreso, al que supuestamente amamantaba su madre, la diputada Carolina Bescansa, que se llevó al niño al asiento del Congreso ayudada de su marido, que no es parlamentario, y existiendo los servicios de guardería infantil en las dependencias del mismo. Pero lo que se interesaba es dar la nota como si se estuviera en un plató más de televisión o en un mitin multitudinario, confundiendo lamentablemente el culo con las témporas, lo que es un autodenominado Consejo abierto con la institución máxima del Estado que es la Función Legislativa encarnada en el Congreso y cuyas payasadas han sido el ridículo de España en sí y en el extranjero.
Veremos en un próximo futuro si esta insólita legislatura en que constituye el partido "podemista" el segundo de la Cámara y por tanto con gran fuerza si llegare a una unión, siquiera sea coyuntural con los demás partidos de izquierda, regirá la presidencia del Gobierno. Pero no de una izquierda socialdemócrata y liberal como ha sido la occidental y española en particular a partir de la renuncia de Felipe González al marxismo-leninismo y la crisis aparente que creó.

Nosotros entendemos que aparte de ser el ridículo de todas las potencias occidentales, parangonable con las "repúblicas bananeras", esta extraña legislatura no llegará a término, pues se prevén movimientos en los partidos y sobre todo en sus líderes, para llegar a un posible consenso positivo y deseado por la inmensa mayoría del pueblo español.

No solo se le está moviendo la silla al líder socialista Pedro Sánchez por la lideresa de la presidenta de la Comunidad Andaluza, Susana Díaz, de un valor probado y defensora de la unidad de la Patria y otros valores fundamentales, sino que también al propio líder casi sempiterno del Partido Popular, Mariano Rajoy, que a pesar de ser un hombre honesto, sencillo, como se ha visto en sus entrevistas televisivas y poseedor de clarividencia e inteligencia notable, siendo el primer orador parlamentario sin duda y terrible las réplicas sarcásticas frente a sus opositores, también se le está moviendo la silla por la política enemiga y contumaz denunciada por todos los demás partidos y miembros de la oposición y prensa nacional e internacional, que es un hombre antipático, austero, inflexible y sobre todo el de los recortes y subida de impuestos de todo tipo en contra de su programa electoral, sin tener en cuenta que si no se hubiera llevado a cabo esta política, en definitiva ordenada por la Unión Europea y la Zona Euro, y en definitiva por la Troika, y dado el enorme déficit falsamente eludido por el Gobierno anterior del Sr. Zapatero, sin duda hubiéramos sido intervenidos con todas sus nefastas consecuencias, como ha sufrido Grecia y la sigue sufriendo, Portugal e Irlanda, que sin embargo parecen estar saliendo de la crisis.

Los próximos días veremos lo que pasa, pero en realidad modestamente soy partidario de unas segundas elecciones una vez iniciado el difícil rodaje de las actuales en que el Partido Popular sin duda subiría notablemente su voto y se podrá formar un Gobierno estable, serio y responsable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine