El vuelo de la pardela

¿Somos humanos deshumanizados?

22.01.2016 | 14:47

Hace unos días escuchando las desagradables y nada respetuosas declaraciones que la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados usó para referirse a un nuevo miembro del Congreso me han hecho recordar lo que siempre me decía mi madre: No juzgues a nadie solo por su forma de vestir, es un grave error. La falta de educación y de respeto que tienen, algunas, de las personas que ostentan un cargo público es lamentable. ¿Qué ejemplo damos a los niños, a los jóvenes sobre el buen comportamiento, sobre la tolerancia, cuando escuchamos estas manifestaciones y cuando vemos estas imágenes? ¿Se deduce de estos hechos que al Congreso solo se puede ir vestido de la forma, que ellos, los que parecen ser los dueños, creen conveniente?

Afortunadamente después de las pasadas elecciones y reflexionando en los resultados, queda perfectamente claro que el pueblo quiere un cambio, necesitamos un cambio pero un cambio para mejorar. Tenemos mucho trabajo por delante porque estamos perdiendo el rumbo. La sociedad en la que vivimos es cada vez más cruel, injusta y materialista. Ayer, revisando mi correo, recibí una grata y ejemplar imagen obra del fotógrafo Cesare Bray y estudio de Barbara Hermel Bach, que creo vale la pena describir: Una manada de lobos avanza por la nieve. Los tres primeros son los viejos y enfermos, ellos llevan el ritmo de la manada. Si no fuera así, se quedarían atrás, abandonados, perdiéndose en el camino... Luego le siguen los más fuertes y en el centro el resto de miembros. Al final, solo y un poco alejado va el Alfa. Desde su posición controla la situación porque puede verlo todo. La manada se mueve según el ritmo de los ancianos, cuidándose y ayudándose unos a otros.

Los animales nos recuerdan, nos enseñan, cómo debemos vivir, cómo debemos caminar para no perder el norte de una sociedad fragmentada por nuestros errores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine