Hablando en plata

Tiempos de ilusión

19.01.2016 | 23:11

Como si de los Reyes Magos se tratase, hemos visto cómo a lo largo de estas navidades muchos de los diputados se acercaban al Congreso a recoger sus carteras. Algunas de sus señorías era la primera vez que acudían, por lo que era comprensible que se mostrasen sorprendidos debido a los largos trámites a cumplimentar para poder acceder a la condición de diputado. Menor preocupación hemos vistos en los "elefantes" de los partidos tradicionales, quienes tras cuatro o cinco legislaturas, apenas han modificado, al menos de forma oficial, su declaración de bienes, donde entre otra cosas se les pregunta a los diputados si entre otros bienes tienen un yate o un avión. En el caso de Canarias hemos visto cómo Melisa Rodríguez, o Saúl Ramírez, por Ciudadanos, así como Alberto Rodríguez y Vicky Rosell, por Podemos recogían sus actas de diputados nerviosos, pero con muchas ganas de hacer cosas, de cambiar o al menos intentarlo.

La nueva legislatura que empieza, aunque todavía no sabemos si con gobierno del Partido Popular o de otra formación, servirá para que al menos algunas cosas cambien, visto el mensaje que hemos mandado los españoles a la clase política el pasado 20 de diciembre. Los políticos no pueden permanecer por más tiempo ajenos a una realidad que les atañe tanto como al resto de españoles y que no es otra que la corrupción, el paro o la inestabilidad laboral. Los ciudadanos además de cabreados, necesitamos ilusión, poder volver a creer en nuestros representantes, dejar de pensar que en cuanto lleguen al poder se vayan a corromper y a jugar con nuestro dinero. La llegada de dos nuevos grandes partidos a la Cámara Baja, como son Podemos y Ciudadanos, debería suponer la apertura de "puertas y ventanas", el fin o al menos el dificultar que el PP y el PSOE hagan lo que quieran con total impunidad. Estos cuatros años dicen que serán los de la consolidación, los de la recuperación, los años en los que España volverá a jugar en la Champions League, a intentar entrar en el G-8, o a consolidarse aún más dentro de la Unión Europea. Pero nada de esto será posible sin una clase política que esté a la altura de lo que los ciudadanos les exigimos, que no creo que sea algo tan difícil, más que estar a la altura del cargo al que representan. Sin duda, esto cuatros años la clase política tiene una nueva oportunidad para devolvernos nuestra ilusión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine