Cantina ilegal

La cantera pide apoyo

17.01.2016 | 02:00

A noche me dieron el primer gran tute de este carnaval, y no es que hayamos echado una partida a las cartas, me refiero a la paliza de trabajo que me pegué ayer sábado cuando, una vez acabado el concurso de murgas infantiles y con los premios entregados, se congregaron en mi cantina cientos de componentes y aficionados ya bastante más distendidos, una vez acabados los nervios propios del concurso.

En todos los grupos que se reunieron alrededor de la barra, en todas las mesas e incluso en el exterior de mi negocio, había un tema de conversación generalizado: el enorme esfuerzo de superación que cada año llevan a cabo todas las murgas infantiles y que no se ve recompensado con una asistencia de público a sus fases, más acorde con el trabajo que hacen. El pasado jueves era desolador ver la pobre afluencia de seguidores al Recinto Ferial donde la primera murga actuó con unas escasas quinientas personas en las sillas y gradas. Y lo peor es que ese fue el denominador común en todo el concurso a excepción de la noche de ayer sábado, que congregó mucho más público atraído, no por las actuaciones que se desarrollaban, sino por el morbo que siempre lleva consigo cualquier fallo del jurado.

Una pena. En los últimos años se ha implantado una moda, que no me gusta nada y que en mi cantina hemos bautizado como el "egomurguismo", consistente en que casi todas las aficiones asisten al recinto a escuchar única y exclusivamente a su murga; la afición de la murga "X" llega media hora antes del comienzo de "su murga", vibra durante su actuación y coge puertas tan pronto como "los suyos" terminan la despedida, con lo cual en los pasillos hay un entrar y salir de gente constante más propio de la Calle Castillo que de un concurso de murgas. Por si fuera poco, luego hay aficiones que se permiten discutir el fallo del jurado cuando únicamente han visto a "su murga" y, como mucho, se han enterado de lo que han hecho las demás, a través del periódico.

Por eso, en estos días pasados, cuando leí un titular de prensa que decía: La cantera pide paso, me quedé pensando que yo lo hubiese cambiado por otro que dijese: La cantera pide apoyo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine